«Kukutza fue un pretexto para arrasar Bilbao»

EA, EB y Aralar dicen que la Ertzaintza actuó «indiscriminadamente» y Ares califica como «despreciables» a «los políticos que dan alas a los provocadores»

OCTAVIO IGEA OIGEA@ELCORREO.COMBILBAO.
El consejero compareció en el Parlamento vasco. ::                         IGOR AIZPURU/
El consejero compareció en el Parlamento vasco. :: IGOR AIZPURU

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, lamentó ayer que el desalojo del gaztetxe de Rekalde degenerara en una oleada de disturbios y aseguró que los incidentes fueron provocados por una «guerrilla urbana organizada». «Kukutza fue un pretexto para arrasar Bilbao», añadió. Durante una comparecencia en el Parlamento vasco en la que se analizaba la actuación de la Ertzaintza las citadas jornadas, los portavoces de Aralar, EA y EB denunciaron la actuación «indiscriminada» de la Policía autonómica mientras que el titular de Interior defendió el despliegue y calificó como «despreciables» a «los políticos que dan alas a los provocadores».

Tras recordar que la Ertzaintza acudió a Rekalde para «cumplir una orden judicial», Ares defendió nuevamente una actuación policial «profesional». «Fueron los alborotadores los que bloquearon el barrio», recalcó. El consejero de Interior no quiso revelar el número de agentes que participaron en el operativo de desalojo y las jornadas sucesivas «por motivos de seguridad», pero cifró en 64 el número total de detenidos. De todos ellos, 34 presentaban antecedentes «por su vinculación con la actividad violenta del entorno de ETA o la delincuencia común» y «sólo 13» eran personas vinculadas a Rekalde.

Después de que la comisión parlamentaria visionara tres vídeos, uno en el que se denunciaba la «violencia» de la Ertzaintza y dos con los que Interior defendía su actuación mostrando las dificultades que los agentes se encontraron a la hora de vaciar Kukutza, el consejero de Interior avaló las cargas policiales asegurando que la defensa del gaztetxe no fue pasiva, «tal y como habían anunciado». «Colocar barricadas y volcar contenedores no es actuar pacíficamente. Había nostálgicos de la kale borroka, delincuentes y antisistema. Pirómanos y salvajes que bloquearon Rekalde».

«Si hubo pelotazos -prosiguió Ares- fue sólo contra alborotadores y porque los agentes no podían responder de otro modo, eran las instrucciones», recalcó antes de reiterar que «los incidentes no fueron espontáneos». En la revisión de lo sucedido, el consejero quiso detenerse en una de las imágenes de los disturbios que más interés ha despertado en las redes sociales: varios ertzainas rompían a patadas la persiana de un bar para identificar a personas resguardadas en el interior. «Esta actuación pudo ser mejorable», concedió Ares antes de solicitar a todos los que defienden el proyecto Kukutza que, «aunque sea con retraso, se pronuncien de forma clara y rotundamente contra los actos vandálicos». «La peor forma de defender la cultura es con algaradas callejeras», subrayó.

«La Ertzaintza dio miedo»

Las explicaciones de Ares obtuvieron respuesta en la propia comisión parlamentaria en la que se trató la actuación policial en Rekalde. «A mí ninguna barricada me impidió llegar al barrio, pero varios agentes, sí. La actuación de la Ertzaintza dio miedo, utilizaron la violencia como único argumento», lamentó el portavoz de EB, Mikel Arana. «Atacaron y pegaron a personas que no estaban en actitud amenazante, en vez de velar por la paz la Ertzaintza agravó la situación», añadió el parlamentario de EA Juanjo Agirrezabala. «Tenemos 71 partes médicos, quejas de la asociación de vecinos y de la Ampa de un colegio y usted niega la realidad», espetó al consejero. He visto porrazos, pelotazos a bocajarro... decir que no se atacó a gente pacífica es mentira, intentan invisibilizar la violencia policial», reprochó Dani Maeztu de Aralar.

Los desencuentros protagonizados por el titular de Interior con los parlamentarios de EA, EB y Aralar generaron horas después diferentes reacciones. La primera llegó de la izquierda abertzale de Bizkaia, desde la que criticaron a Ares por «esquivar su responsabilidad en lo acaecido en Rekalde». «La violencia extrema utilizada por la Ertzaintza generó una situación explosiva», denunciaron. Por contra, el Sindicato Independiente de la Policía Vasca (Erne) recriminó a los citados partidos que hayan dado voz hoy a colectivos implicados en los incidentes de Rekalde y no a los agentes, «que fueron los verdaderos agredidos por algunos a los que se defiende de forma injustificable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos