«El problema de Kukutza no es cultural, ocupaban un suelo ilegalmente», recuerda Azkuna

Los manifestantes apedrearon los batzokis de Rekalde y Casco Viejo durante los disturbios tras el derribo

GUILLERMO ELEJABEITIABILBAO.
Azkuna durante una inauguración en Zurbaranbarri, horas antes de que empezara el derribo. ::                             BORJA AGUDO/
Azkuna durante una inauguración en Zurbaranbarri, horas antes de que empezara el derribo. :: BORJA AGUDO

Bilbao vivió ayer de nuevo un día demasiado largo. Por la mañana, tras conocerse que la juez había levantado las medidas cautelares que paralizaban el derribo de Kukutza, Iñaki Azkuna reiteró la postura que ha mantenido su gobierno en el conflicto. «El Ayuntamiento tiene que defender la propiedad privada», afirmó el alcalde de Bilbao horas antes de que las excavadoras avanzaran hacia el edificio en medio de nuevos disturbios. El mandatario local recalcó que la polémica responde a una «ocupación ilegal del suelo» y no se trata de «un problema cultural».

El regidor se confesó «cansado» del tema Kukutza, incluso antes de que la ola de vandalismo se extendiera más allá del entorno del gaztetxe hacia el centro de Bilbao. También hacia los batzokis. Los establecimientos de Rekalde y el Casco Viejo fueron apedreados por manifestantes a última hora de la tarde, según informaron fuentes del partido jeltzale.

Ajeno a los altercados que se desatarían tras el derribo, el alcalde centró su análisis en el auto del juzgado número 5 de lo contencioso administrativo de Bilbao, que calificó de «favorable a los intereses de la propiedad privada». Recordó que es obligación del Ayuntamiento «defender la propiedad privada, porque si mañana entran en una casa nuestra, por lo que se ve será absolutamente normal». El alcalde quiso dejar claro -«porque no sé si algunos os habéis enterado bien», espetó a los periodistas- que el conflicto de Kukutza tiene su origen en una «ocupación ilegal del suelo», y que «no es un problema de cultura». «Kukutza se llama Kukutza III, porque hubo Kukutza I y II, que también ocuparon otros inmuebles, es decir que son un movimiento okupa», indicó. Además, desveló que el pasado jueves, al día siguiente del desalojo, algunos miembros del colectivo «fueron a casa de un concejal a tocarle la puerta».

Todo ello revela, en su opinión, que el problema suscitado en torno a Kukutza trasciende la falta de equipamientos en el barrio bilbaíno: «¿Qué hacían ayer dos alemanes de unos movimientos okupas quemando un contenedor en Rekalde?», se preguntó.

Sin protección

Sobre la oferta cultural que hasta ahora se desarrollaba en el gaztetxe, Azkuna dijo que «podremos estar más o menos de acuerdo, pero estamos dispuestos a apoyarla y estamos dispuestos a dialogar con ellos». Además, manifestó no tener «nada contra la cultura que se está haciendo en el barrio» y recordó su oferta de apoyarles «y poner algo de pasta» siempre que alquilen un local legal. «Lo que no vamos a hacer es ir contra la legalidad vigente», puntualizó. Tras los disturbios de la tarde y noche de ayer, responsables municipales se reunirán hoy para analizar lo ocurrido y hacer balance de los destrozos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos