Aitor Arregi ya es jugador del Eibar de pleno derecho

El bergarés de 21 años se muestra feliz y responsabilizado tras haberse convertido en jugador del primer equipo para las dos próximas campañas

LETIZIA GÓMEZEIBAR.
Con sólo 21 años se ha hecho un hueco en el equipo. ::
                             M. E./
Con sólo 21 años se ha hecho un hueco en el equipo. :: M. E.

A veces los sueños se cumplen y si no que se lo pregunten a Aitor Arregi, que desde verano ha visto como su fantasía de jugar en el Eibar no sólo se ha convertido en realidad, sino que además, ayer estampó su firma en un contrato que le convierte en jugador del equipo armero para las dos próximas campañas. Ya no se podrá hablar de él como un integrante del filial al que se le ha dado la posibilidad de debutar en Segunda B, sino que ya es futbolista del primer equipo azulgrana de pleno derecho.

Estaba estipulado en su contrato que si jugaba seis partidos a las órdenes de Mandiola se le darían más galones y se ampliaría su compromiso y el club no ha querido esperar más para hacerlo público. El central bergarés no oculta su felicidad. «Ya lo habíamos hablado hacía dos semanas y una vez que se ha confirmado no puedo estar más contento». La realidad está superando sus expectativas. «Si algo podía desear antes de comenzar la campaña era arrancar así la temporada y ahora toca seguir trabajando duro para poder seguir disfrutando de las oportunidades que se me están dando».

Mandiola le ha mostrado desde el principio que apuesta por él y eso supone toda una responsabilidad para este joven de tan sólo 21 años. «Que un jugador como Txema Añibarro esté en el banquillo para que yo pueda jugar demuestra la gran confianza que el entrenador tiene en mí. Eso supone una gran responsabilidad, pero es algo que asumo con gusto porque para esto es por lo que llevo luchando muchos años. Me he convertido ya en jugador del primer equipo, pero lejos de relajarme, eso hace que me exija aún más a mí mismo».

A sus 21 años, el defensa de Bergara se toma esta situación como todo un premio al trabajo que lleva realizando desde que en la campaña 2002-03 comenzó a formar parte de la cantera del Athletic. Hace cinco años abandonó la disciplina rojiblanca para recalar en las categorías inferiores del Eibar y ya está donde todos los canteranos armeros sueñan con llegar.

Asume las críticas

No se le ha subido el pavo. De hecho, Mandiola le pegó un tirón de orejas por no ser más contundente en la jugada del primero de los dos goles del Lemona en la segunda mitad y él admite que el técnico «tiene razón. Fui demasiado blando al choque y fallé».

Sabe que las críticas se están centrando de forma especial en el trabajo defensivo del equipo, ya que él mismo reconoce que recibir nueve goles en cinco partidos es «demasiado. Nosotros necesitamos cuatro o cinco ocasiones para lograr uno y los rivales con media nos consiguen marcar».

Al menos, los puntos se quedaron en el casillero del cuadro eibarrés, que los necesitaba para reforzar su autoestima. «Necesitábamos ganar un partido en casa. No estuvimos bien en defensa, eso es evidente, pero supimos reaccionar y nos quedamos con un triunfo que nos dará confianza de cara a los próximos partidos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos