El Barakaldo avanza desde la modestia

El equipo de Txanpi Rivero, que comienza la campaña el domingo ante el Palmanaranja, se convierte en referencia del balonmano vasco

J. M. ALONSOBARAKALDO.
La plantilla auriazul, sin apenas cambios respecto a la pasada campaña, se caracteriza por su juventud y baja estatura. ::
                             BORJA AGUDO/
La plantilla auriazul, sin apenas cambios respecto a la pasada campaña, se caracteriza por su juventud y baja estatura. :: BORJA AGUDO

La crisis económica que sufre el Balonmano Barakaldo desde hace un lustro le ha enseñado a superarse desde la modestia para avanzar a pequeños pasos cada temporada. Este domingo arranca una nueva campaña en la División de Honor B y el conjunto de Txanpi Rivero, más vizcaíno que nunca, será la principal referencia del balonmano vasco.

La falta de patrocinios que hizo desaparecer al Arrate de Liga Asobal hace unas semanas ha permitido al Anaitasuna encaramarse a la máxima categoría, tras la renuncia del Toledo. El lugar vacante en la categoría de plata lo ocupará el Torrelavega, que descendió en la pasada campaña. Por su parte, el Bidasoa también acumula una importante deuda, ha rebajado sus pretensiones deportivas y ya no entra en las quinielas de favoritos. Por ello y sin buscarlo, el club vizcaíno se convierte en la gran esperanza para mantener vivo este deporte en Euskadi.

El Barakaldo arrancará esta temporada con el mismo guión que ya escribió el club hace cinco años, cuando debido a los constantes recortes económicos que ha sufrido por parte de algunos de sus patrocinadores, sobre todo de las instituciones, debió apretarse el cinturón para intentar cumplir con los pagos. Por ello, la austeridad en lo económico y la ilusión en lo deportivo son las dos columnas que soportan el proyecto baracaldés.

El equipo mantiene la fisonomía de la pasada campaña y apenas hay cambios en la plantilla. Todos los jugadores son vizcaínos, salvo el portero Llamazares, y su denominador común será la juventud y la pequeña estatura, aunque tal y como reconoce, Rivero, «es un grupo muy unido y trabajador. Lo dan todo y no están obligados a más». Las únicas bajas han sido las de Xabi González, Bruno Peña y Slobodan Veselinovic, por lo que se han incorporado Lander Bordas y Mikel Macías, del filial, y Endika Sarasola, del Trapagaran.

El Balonmano Barakaldo completó con buena nota la pasada campaña. Partía con el objetivo de la permanencia y se codeó con los candidatos al ascenso durante buena parte del ejercicio. Este año sus metas no han variado, aunque, como reconoce Rivero, lograr 30 puntos se antoja «muy complicado».

Mantener el nivel

«Sería extraordinario poder repetir lo de la pasada campaña, pero vamos a intentar primero no pasar apuros. Tenemos el espejo donde mirarnos y vamos a ver si somos capaces de rendir al mismo nivel. Por el momento el equipo tiene un actitud extraordinaria», señala el técnico.

El conjunto de Lasesarre ha saldado con victoria todos los encuentros de pretemporada. Ha superado al Torrelavega en dos ocasiones, al Sinfín de Santander, al Billère francés y al Santoña. También se ha clasificado para la final de la Euskal Kopa contra el Bidasoa. El domingo llega la hora de la verdad, con el inicio de la liga en División de Honor B. Los auriazules debutarán con la visita a la localidad cordobesa de Palma del Río para jugar ante el ARS Palmanaranja. La próxima semana se estrenarán en Lasesarre contra el Villa de Aranda.

Fotos

Vídeos