«El futuro modelo de los puntos turísticos será el del apartahotel»

El presidente del Colegio de Agentes la Propiedad Inmobiliaria de Bizkaia adelanta que los alquileres llegarán a ser «de días»

E. MOLANOGETXO.

José Ramón Gorostiza, presidente del Colegio de la Propiedad Inmobiliaria de Bizkaia, explica que los alquileres de temporada sólo suponen un mínimo porcentaje sobre el negocio total de las inmobiliarias. «Sólo las ubicadas en los propios puntos turísticos tienen ciertos beneficios, pero a las asentadas en el Gran Bilbao se nos escapa ese segmento del mercado», afirma.

Gorostiza alerta sobre los cambios que se avecinan en esta porción de la tarta inmobiliaria. «Antes alquilarse una casa para los tres meses de verano era muy típico. Ahora las vacaciones están más fraccionadas y la gente apenas puede permitirse pagar el alquiler completo durante un mes. De ahí la reducción del periodo de los contratos». El presidente del colectivo va más lejos al añadir que «si la situación económica no se clarifica, el alquiler por temporadas completas e incluso meses desaparecerá. El modelo será el de los apartahoteles; alquileres semanales o por días. No hay alegría a este respecto. Sólo podrá alquilar quien ofrezca precios bajos», detalla.

El auge de Internet

Además, el experto añade que «normalmente los interesados contactan directamente con los propietarios a través de páginas web. De esta forma se ahorran nuestros honorarios, que solían correr siempre por cuenta del inquilino». Precisamente, la forma de pagar los servicios de estos profesionales de la gestión inmobiliaria está cambiando. «Antes solía cobrarse un 10% del total de la temporada, aunque ahora se hacen contratos por quincenas y a veces el montante resulta insuficiente para muchas agencias. Por ello se terminan pactando los honorarios o fraccionando el pago entre arrendadores y arrendatarios», afirma.

Lo que sí se mantiene estable, asegura, son los alquileres para estudiantes en la capital vizcaína. Respecto al alquiler convencional, afirma que «es un mercado resentido desde hace años, porque los alquileres de 800 euros en pueblos apenas podían ser sufragados. La mayoría de los inquilinos eran inmigrantes que conseguían pagar a base de mucho trabajo. Este precio está destinado a estacionarse o bajar, y el de la vivienda terminará por reajustarse en algunas zonas», detalla.