Rontealde desmantela su fábrica de Barakaldo

Las obras que arrancaron ayer despejarán las últimas cuatro hectáreas necesarias para la operación urbanística Puerta de Bilbao

SERGIO LLAMASBARAKALDO.
Excavadoras derriban la fábrica situada junto a Rontegi. ::                             MITXEL ATRIO/
Excavadoras derriban la fábrica situada junto a Rontegi. :: MITXEL ATRIO

El barrio baracaldés de Lutxana se prepara para despedir a otro gigante. La empresa antes conocida como Rontealde -actualmente Befesa Desulfuración- acaba de iniciar de forma definitiva el desmantelamiento de sus instalaciones después de trasladar su actividad al Superpuerto. El Ayuntamiento de Barakaldo anunció ayer que los trabajos arrancarán oficialmente hoy, ya que a lo largo de la mañana se firmará el acta de replanteo, si bien la operación se puso en marcha ayer con al menos cuatro máquinas provistas de cizallas operando en uno de los edificios. En agosto una excavadora ya actuó en uno de los muros de la fábrica, y antes del verano se retiraron los elementos del antiguo cargadero que sobrevuelan la carretera de la calle Zumalacárregui y las vías del tren.

Los trabajos de desmantelamiento se ajustarán al proyecto que Befesa presentó en el Ayuntamiento el 7 de abril. Las obras, cuyo inicio estaba previsto inicialmente para julio, se prolongarán hasta finales de año y tendrán un coste estimado de 562.000 euros. En total, se prevé que la operación genere 8.200 toneladas de residuos para reciclar y 41 toneladas más que serán trasladados a un gestor autorizado.

La marcha de Befesa servirá para liberar los últimos 36.905 metros cuadrados que permanecían ocupados en el solar de Fertiberia, con más de 246.600 metros cuadrados sobre los que hay proyectados dos millares de pisos -700 protegidos-, dos rascacielos, una lámina de agua, amplias zonas verdes y equipamientos. El derribo de Fertiberia entre 2007 y 2009 puso el contador a cero para la construcción de las viviendas, que se ha visto ralentizada por la crisis. Actualmente la mayoría de los terrenos puestos en manos de los bancos y sólo 605 pisos protegidos, a cargo de socios cooperativistas, siguen adelante.

Un mes sin actividad

Las labores de desmantelamiento llegan un mes después de que cesara la actividad en Befesa. La empresa ya anunció que llevaría a cabo el derribo cuando entrara en funcionamiento su nueva planta del puerto. Los trabajos para echar abajo las instalaciones se dividen en diez fases, que incluyen eliminar el almacén de piritas, el de cenizas, las instalaciones sobre la carretera, los depósitos de ácido, el tratamiento de aguas, el cargadero de camiones, las zonas de gases, absorción y secado, las turbinas, oficinas y laboratorios y el área de testación. El proceso va precedido de la anulación y eliminación de las redes de servicios como agua, teléfono y electricidad.

Fotos

Vídeos