'Los Encajeros' pone fin a una historia de 130 años en Bilbao

La firma de lencería y ropa de niño abandona su emplazamiento de Elcano, que acogerá una nueva tienda de Medical Optica

LUIS GÓMEZBILBAO.
El local de Elcano será ocupado próximamente por una nueva tienda de Medical Optica. ::                             MIREYA LÓPEZ/
El local de Elcano será ocupado próximamente por una nueva tienda de Medical Optica. :: MIREYA LÓPEZ

Hay establecimientos que de verlos a diario pasan a ser como uno más de la familia. Es el caso de 'Los Encajeros'. Una historia de 130 años avala uno de los negocios con mayor arraigo en el tejido comercial de Bilbao. Arrancó, en 1880, de la mano de Manuel Mendoza Miranda con un taller y una tienda de lencería «fina» en las Siete Calles. Tras una breve estancia en la vecina Banco de España, esquina con el Portal de Zamudio, se asentaron en el local de Elcano, por donde han pasado numerosas generaciones de vizcaínos.

El establecimiento abierto a la conclusión de la tercera guerra carlista se ganó una merecida fama por confeccionar también ropa de baño y decorar los hogares con mantelerías y sobrecamas elaboradas de forma primorosa. La compañía, en manos actualmente de la cuarta generación, encabezada por las hermanas Mónica y María Mendoza, asumió también el encargo de vestir a los niños desde sus primeros días de vida.

Fabricadas con las telas más delicadas -organdíes, piqués, villejas, batistas... -, 'Los Encajeros' dispararon sus prestigio y llenaron las canastillas de muchas familias españolas de faldones y baberos en rosa y azul. Un ejército de casi cuarenta modistas siguen trabajando hoy de forma manual en la confección de cortinas y manteles con puntillas y bordados con técnicas al borde de la extinción.

En casas de Palm Beach

La fama de la empresa ha traspasado fronteras y sus piezas están presentes en numerosos hogares americanos. Gran parte de su producción tiene como destino los mercados de Estados Unidos, Brasil y México. Ahora se lanzan a la conquista de los Emiratos Árabes. El desarrollo de las nuevas tecnologías y la cada vez más relevante influencia de los negocios internacionales ha llevado a la familia Mendoza a abandonar El Ensanche y situar su centro logístico en Las Arenas, donde cuentan desde hace años con su segundo establecimiento vizcaíno. El amplio local de la calle Elcano, emplazado en una de las zonas comerciales hacia donde la industria del lujo orienta su expansión en Bilbao, será ocupado por una nueva tienda de Medical Optica, que prosigue su expansión en el País Vasco.

José Manuel Mendoza, padre de Mónica y María y uno de los grandes artífices de esta empresa familiar, justifica el éxito de la compañía por el «refinamiento» que ha caracterizado tradicionalmente a las familias bilbaínas. «La exquisitez de nuestra ciudad no es normal. En muchísimos hogares jamás se extendían manteles si tenían alguna arruga y las sobrecamas siempre estaban bien puestas cuando el médico tenía que visitar a algún paciente en su casa», recuerda. «Tampoco en ningún sitio han vestido a los niños como lo hacían en Bilbao», explica el tercer eslabón de una saga que ha colocado su ropa de hogar en las «mejores casas de campo de Nueva York y también de Palm Beach».

Mendoza también descubre un secreto. Miembros de la multimillonaria familia Rothschild tienen decorada sus casas con colecciones de este 'clásico' que ahora abandona Bilbao.