La audiencia del 'caso Contador' se retrasa hasta noviembre

Todas las partes acuerdan una nueva prórroga a petición de la Agencia Mundial Antidopaje

JAVIER BRAGADOMADRID.
Contador, en el ascenso a Alpe d'Huez./
Contador, en el ascenso a Alpe d'Huez.

Las empinadas calles de Lausana se quedarán huérfanas de Alberto Contador en agosto. Finalmente el ciclista no acudirá en los próximos días a la audiencia de la Corte del Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) porque se ha resuelto un nuevo aplazamiento de su caso por dopaje en el Tour de 2010. «La fecha de la audiencia se decidirá posteriormente, probablemente en noviembre», comunicó oficialmente el TAS ayer en una decisión que el organismo justificó por la necesidad de que todas las partes «completen» los datos científicos. «Este retraso ha sido solicitado por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). Lo único que significa es que el caso no tiene suficiente solidez», interpreta Jacinto Vidarte, portavoz del corredor.

Este nuevo paso perpetúa un proceso que se inició con la comunicación de la Unión Ciclista Internacional (UCI) a la Federación Española (RFEC) de la presencia de restos de clembuterol en cuatro controles antidopaje del Tour de Francia disputado en julio de 2010. Tras seis meses de investigación por la asociación local se absolvió al entonces ciclista del Astana con la base de una posible contaminación alimentaria por varias piezas de carne adquiridas en Irún y trasladadas hasta un hotel para el consumo de algunos integrantes del equipo. Ante el indulto de la RFEC, la UCI y la WADA recurrieron la decisión ante el Tribunal Superior del Deporte (TAS). Desde entonces, se ha aplazado la audiencia del caso en tres ocasiones.

La eternización de este tipo de casos es una constante por los condicionantes burocráticos y los recovecos legales a los que pueden acudir las partes. Resulta paradigmático el caso de Alejandro Valverde, cuyo proceso se inició con la solicitud de la UCI a la RFEC de una apertura de expediente disciplinario en agosto de 2007 por su implicación en la 'Operación Puerto' y cuya sentencia definitiva se dictó en mayo de 2010, 31 meses después.

Pequeñas pruebas

No obstante, desde que Alberto Contador recibió en febrero el permiso de la RFEC compitió sin esperar a la resolución definitiva con su nuevo equipo, el Saxo Bank. Sumó las victorias en el Giro de Italia, la Vuelta a Catalunya, la Vuelta a Murcia, varias etapas y un quinto puesto en la general del Tour a su palmarés. Sin embargo, todos estos resultados pueden ser invalidados si el TAS decide hacer efectiva la sanción máxima de dos años sin competir y la anulación de sus logros en competiciones desde el positivo (incluido el Tour ganado en 2010).

Por el momento, el madrileño se ha marchado de vacaciones, ha declinado competir en la Vuelta a España y probablemente se limite a pequeñas pruebas de escasa entidad hasta el final de la temporada ciclista. Ya canceló su presencia inicial en Lausana para junio. Ahora ha debido trasladar su presencia a las orillas del lago Lemán desde agosto hasta noviembre, en una fecha todavía por concretar, por un proceso al que se le sumarán más días hasta su completa sentencia. Más tiempo y más retraso en un largo proceso que se percibe eterno.

Contador, que tuvo el lunes un magnifico recibimiento en el aeropuerto de Barajas a su llegada a casa, dijo que «el año que viene posiblemente estaré en la Vuelta a España». No obstante, el ciclista de Pinto quiso aclarar que «este año no entra en mis planes» y que ya sólo piensa en «desconectar» porque se encuentra cansado «tanto a nivel físico como psicológico». También tuvo palabras de agradecimiento para sus seguidores «Es increíble el recibimiento que me han hecho, me tienen muy mal acostumbrado», declaró emocionado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos