«Era absurdo seguir», lamenta Beñat Intxausti

El vizcaíno, que se fracturó el radio en la primera etapa, se retiró del Tour ayer, mientras que Contador llegó con «buenas sensaciones»

J. GÓMEZ PEÑASUPERBESSE.
Beñat Intxausti abandonó ayer el Tour. ::
                             EL CORREO/
Beñat Intxausti abandonó ayer el Tour. :: EL CORREO

Beñat Intxausti ha aguantado ocho etapas del Tour, pero en realidad su primera ronda gala se le acabó en el kilómetro 40 de la jornada inicial. Allí cayó. Ni una hora de Tour. Se lastimó el codo derecho: fractura del radio. Y ayer, tras una semana manco y sostenido por vendas, le obligaron a bajarse de la bicicleta. Dijo lo que había estado escuchando durante días en la boca de sus directores y médicos: «Era absurdo seguir. En casa, el hueso se soldará en siete u ocho días. Aquí eso es imposible». Tuvo que dejar la carrera a la que vino con una misión íntima: luchar por el maillot blanco de mejor joven para compartirlo con Xavi Tondo, el compañero que falleció en sus brazos tras ser aplastado en mayo por la puerta de un garaje en Sierra Nevada.

«Beñat le ha echado coraje. Pero no podía hacer fuerza cuando la carrera iba hacia arriba. No valía la pena que siguiera», aseguró José Luis Arrieta, director del Movistar. Intxausti llegó vestido de ciclista a Superbesse, subido en un coche. Se cambió. Del maillot a la sudadera, y se fue del Tour. Vino a conocer la ronda gala y a sacarse «la espina» tras dos Vueltas a España cruzadas. El Tour se lo impidió nada más empezar. Tiene 25 años. Aún tiene tiempo.

«Poco más se podía hacer»

Alberto Contador llegó a la cima de Superbesse «con buenas sensaciones, pero el final no ha sido muy exigente en cuanto a pendiente y era muy complicado que se rompiera», dijo para explicar el resultado de la etapa. «Se ha ido a un ritmo muy fuerte todo el día y no había tiempo para coger el ritmo de lo que es un puerto de montaña, pero estoy contento es otro día menos y cada vez están más cerca los Pirineos», dijo el líder del Saxo Bank.

Para el madrileño no fue un duelo con Andy Schleck, porque «sólo era un repecho de fuerza para gente capaz de subir con el plato. Poco más se podía hacer en una etapa como ésta». Contador considera que quitar tiempo antes de los Pirineos será difícil. «Lo veo muy complicado, pero nunca se sabe donde es mejor, si en los Pirineos o en los Alpes. Hay que encontrar el momento adecuado. No hay que obsesionarse», declaró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos