Los Sarachaga-MacMahon llenan de aristócratas Las Encartaciones

33 nobles de esta saga visitarán la comarca vizcaína y Bilbao en un encuentro familiar que se prolongará hasta el domingo

LUIS GÓMEZBILBAO

Será un encuentro de alcurnia. Carlos Herreras Lobera llenará este fin de semana Las Encartaciones de aristócratas. Los descendientes del linaje de Sarachaga-Mac-Mahon ennoblecerán la comarca vizcaína con una nutrida representación familiar dispersa por algunos de los rincones más recónditos del mundo

Al encuentro le sobrará pedigrí, ya que habrá de casi todo: princesas, condes, barones, vizcondesas... Todo con un fin: promover el encuentro de la saga fundada por los descendientes de don Pedro de Sarachaga, un tipo que disfrutó de una vida trufada de riquezas, desgracias y enormes vicisitudes políticas, y quien la revolución mexicana le desplumó toda la fortuna que había amasado con la explotación de minas de plata.

Para completar historias que añadir al álbum familiar, 33 miembros de este clan -muchos de los cuales no se conocen- aterrizarán mañana en Bilbao para iniciar el sábado una apretada agenda que incluirá visitas a los municipios de Güeñes y Galdames. Recorrerán las dependencias del espectacular Museo de Rolls Royce y la Torre de Loizaga, además del Palacio de los Sarachagas. Por la tarde, darán una vuelta por la ría, embarcarán en el Euskalherria y se acercarán a Santurtzi y la Margen Derecha para concluir el día con una cena de gala en La Bilbaína.

Será el momento más ceremonioso y el idóneo para que Marys Swiatopelk, princesa de Polonia, saque sus mejores galas, al igual que el conde Maurice François Greindl y Sarachaga y el barón Philippe Greindl, administrador de la federación francófona de golf de Bélgica y presidente del Royal Anderlecht Club. También han confirmado su asistencia el barón Thierry Greindl, la baronesa Aline Coppens, que llegará con su hija, la baronesa Florence Greindl, productora ejecutiva de la compañía de espectáculos Au Bout du Monde en Rapanui (Isla de Pascua), o el barón Mourice Greindl, supervisor general del aeropuerto belga de Lieja.

El domingo la delegación dará una vuelta por la capital vizcaína. Es posible que el alcalde, Iñaki Azkuna, les reciba en el Salón Árabe y que de allí se trasladen para conocer dos de los principales iconos de la villa: La Alhóndiga y el Museo Guggenheim. Según Carlos Herreras, los responsables municipales les obsequiarán con «un pequeño detalle».

La jornada familiar finalizará con un almuerzo que a buen seguro estos aristócratas aprovecharán para recordar las aficiones tan peculiares de algunos Sarachaga, como la caza de serpientes cascabel o la investigación sobre la desaparición del cadáver de un integrante de esta estirpe que murió mientras viajaba en un barco. Un misterio que esperan despejar en Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos