Mujeres emprendedoras

Las hermanas zornotzarras Vicky y Maria Punzano reciben un premio del Gobierno vasco por su negocio Pikoteo Etxea

MANUELA DÍAZIURRETA.
Vicky recibe el premio en el Concurso de Emprendedores ./
Vicky recibe el premio en el Concurso de Emprendedores .

Acortando distancias entre la tierra y el fogón. Un fenómeno que trasciende etiquetas y una filosofía compartida que va ganando adeptos entre cocineros y consumidores. Al Duranguesado ha llegado de la mano de las hermanas Punzano de Amorebieta. Atraídas por ese 'slow food' y por la idea de poder conciliar vida laboral y familiar, Vicky y María abrieron hace apenas siete meses el restaurante Pikoteo Etxea en Areatza. Ahora acaban de conseguir el segundo premio a las mejores emprendedoras que otorga anualmente el Gobierno vasco. La crisis, aseguran, no impide tener ideas y lanzarse a conseguirlas.

Su proyecto forma parte del servicio de tutorización del programa Urratsbat que desarrolla el Instituto de Iurreta entre alumnos y exalumnos del centro y que el pasado año propició que exalumnos de automoción consiguieran el primer premio como mejores emprendedores a nivel provincial con el proyecto Astikene Motor.

«Es un orgullo que te reconozcan todo el esfuerzo y un trabajo de cerca de dos años de estudio de viabilidad y contactos, además, en mi caso se unió un componente afectivo puesto que fueron antiguos profesores los que me entregaron el galardón», apostilla Vicky Punzano.

Su idea es comprar y consumir lo que hay cerca, proveyéndose de «productos ecológicos y artesanos» que da la comarca como las morcillas de Zelorio, la txistorra de Zeanuri, las verduras de baserritarras del entorno o carnes del Gorbea. Productos con los que elaboran platos combinados, cazuelitas, pintxos, paellas y pizzas artesanas.

La crisis no echó para atrás a estas zornotzarras, que en su apuesta por el mundo rural, abandonaron sus puestos de trabajo en la gestión de proyectos, en el caso de Vicky, y en la hostelería, en el caso de María, para crear un nuevo negocio en Areatza. «No importa la edad, ni la crisis, si tienes sentimiento de hacer algo hay que apostar por ello y perder el miedo a moverse», afirma, a la vez que hace hincapié en la falta de apoyo económico por parte de la administración a nuevos emprendedores.