Madariaga recoge el bastón de mando en una crispada sesión de investidura

I. A.ERRIGOITI.

La tensión vivida durante la pasada campaña electoral en Errigoiti, con la planta de biomasa como trasfondo del conflicto, se repitió ayer en la sesión de constitución del pequeño ayuntamiento vizcaíno. Alrededor de una treintena de personas, contrarias al alcalde, Iñaki Madariaga, se congregaron en los alrededores del Consistorio para intentar asistir al pleno.

Al final, la Ertzaintza únicamente permitió el acceso a la sala a cinco personas dadas las reducidas dimensiones de la estancia. La candidatura de Madariaga salió adelante con los cuatro votos de su partido, mientras que la plataforma SOS Errigoiti decidió apoyar a la cabeza de lista de Bildu, que obtuvo, por tanto tres apoyos.

La nueva marca abertzale impugnó las elecciones del pasado 22 de mayo al considerar que se habían producido diversas «irregularidades», como empadronamientos «falsos» que habrían «alterado» el proceso. Su denuncia, sin embargo, no fue aceptada por la Junta Electoral. Al término del pleno de ayer, la Ertzaintza tuvo que abrir paso al primer edil para que pudiera salir con su coche.

Fotos

Vídeos