Un error al traducir al euskera un examen de Química desata las denuncias en selectividad

Alumnos, profesores y centros exigen repetir una prueba con la que cientos de jóvenes se juegan acceder a la carrera elegida

MARTA FDEZ. VALLEJO MFERNANDEZ@ELCORREO.COMBILBAO.
Alumnos en la primera jornada de selectividad. ::                             MITXEL ATRIO/
Alumnos en la primera jornada de selectividad. :: MITXEL ATRIO

Los alumnos que se presentaron el pasado jueves al examen de Química de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) se enfrentaron a un problema imposible de resolver. El enunciado tenía un error que se cometió al traducir al euskera el texto del ejercicio elaborado en castellano. Estudiantes, docentes de institutos y direcciones de centros han elevado ya sus denuncias a la UPV. Los responsables de la Universidad admiten que pudo haber una «errata» en la traducción, pero consideran que no es motivo para repetir el examen y que los alumnos deben pedir segundas correcciones en las fechas estipuladas la próxima semana.

En concreto, el enunciado en euskera confunde el 'iodo molecular' con el 'ioduro potásico', con lo que la cuestión que se planteaba no se podía resolver. «Esto pasa porque el que elabora el examen es un profesor de Química que no sabe euskera y el que lo traduce es un técnico del servicio de euskera que no sabe química. No es la primera vez que ocurre», criticaba ayer un alumno de un instituto vizcaíno que hizo la prueba mal traducida.

Los afectados pueden llegar a ser más de 1.500 ya que el año pasado se presentaron 2.900 a ese ejercicio, de los que 1.700 lo hicieron en euskera. Muchos son aspirantes a entrar en Medicina, Odontología, Enfermería, Fisioterapia... grados con notas de acceso muy altas y de los que se quedan fuera cientos de jóvenes cada curso. Por ese motivo, los 2,5 puntos del problema de Química mal traducido les puede suponer entrar o no en la carrera elegida.

«Nos jugamos el futuro en las décimas. Los que aspiramos a estudiar Medicina nos presentamos a Química para sacar un 10 y lograr subir la media. No se trata de aprobar, por eso cada ejercicio, cada punto, es muy importante», explicaba ayer Peru Zabala, de un instituto de Mungia, uno de los alumnos obligado a descifrar la pregunta incorrecta. Su compañera Iratxe Díez recordaba que este fallo dejaba a los estudiantes «en desventaja con otras autonomías» si querían acceder a centros de fuera de Euskadi que exijan nota. «Nos estamos jugando el futuro. El esfuerzo de años», coincidía la chica.

En algunos de los centros examinadores los profesores de los tribunales se dieron cuenta del fallo, lo corrigieron y avisaron a los alumnos, pero cuando había transcurrido casi media hora desde el inicio de la prueba. «Algunos estudiantes se habían ido ya. Y el resto, perdieron mucho tiempo», relataba angustiada la madre de una joven que se examinó en el campus de Leioa.

Más fallos

No es el único fallo detectado. Entre las quejas que han trasladado los centros a la UPV figuran otras dos cuestiones del examen de Química, que también afectan a los estudiantes que lo completaron en castellano. «En el primer ejercicio de la opción A había que utilizar una relación que no está incluida en el programa de Bachillerato y que no aparece ni siquiera en los libros de texto. La pregunta valía dos puntos», detalla un profesor de Ciencias guipuzcoano que colgó ayer en su blog las «irregularidades» que contenía el ejercicio. El tercer fallo se refiere a una pregunta «en la que había que tener conocimientos de Biología para poder contestarla», detalla este docente. Un alumno que se presenta a Química no tiene por qué haber cursado Biología en Bachillerato.

Las quejas sobre el examen de selectividad inundaban ayer las redes sociales, incluso aparecieron por la tarde en el servicio Irekia del Gobierno vasco. Un grupo de docentes de Guipúzcoa explicaba en twitter que se han agrupado y han elaborado una queja común para enviarla a la UPV. Los profesores buscaban fórmulas legales para impugnar el examen.

Los responsables de la Universidad del País Vasco admitieron ayer que pudo haber «una errata, que no un error» al traducir la prueba de Química del castellano al euskera. Detallaron que los exámenes de cada materia los elaboran un profesor de instituto y otro de Universidad. Al parecer, estos expertos formularon el ejercicio en castellano y después se envió al servicio de euskera para traducirlo. «Se repasó dos veces», aseguraron. Los encargados del proceso de selectividad indicaron que la UPV iba a revisar las preguntas para comprobar si tiene fallos; pero apuntaron que, en principio, no veían motivo para repetir la prueba. «Los alumnos deben presentar reclamaciones individuales en los plazos fijados», aconsejaron.

No es la primera vez que se comete un error en el examen de Química en euskera de selectividad. En el año 2009, los alumnos denunciaron que el ejercicio contenía varios errores que los miembros de los tribunales corrigieron sobre la marcha. Un año antes, las pruebas de Historia y Filosofía tuvieron que ser repetidas por estar mal formuladas algunas preguntas.