Televisión inteligente

JUAN VARELA

No se preocupe por la explosión de canales y de plataformas de televisión: TDT, cable, ADSL, internet TV La televisión inteligente viene para ayudar y evitar la saturación de tanta abundancia. Para que sus horas de relajo no sean un frenético pulsar del mando a distancia hasta no ver realmente más que el 'zapping'.

La televisión inteligente permite acceder a la TDT, a los canales de las televisiones para Internet, a webs de vídeo como YouTube, a las aplicaciones para la televisión conectada y a servicios de televisión a la carta y vídeo bajo demanda. Permite acceder a las redes sociales y a recomendaciones de usuarios para disfrutar de una televisión etiquetada y programada por los propios telespectadores. Sin depender de la programación, para ver cuando se quiera y en varias pantallas.

No hace falta esperar a Google TV. Empresas españolas como InOutTV ya comercializan descodificadores inteligentes para explotar todas las posibilidades de la convergencia de la banda ancha y la televisión. Telecinco y Telefónica también han firmado un acuerdo para desarrollar la televisión híbrida (HbbTV), un estándar para la televisión conectada que permitirá acceder a servicios interactivos y de internet, programación a la carta, aplicaciones en televisores conectados, móviles y tabletas.

La televisión llega a Internet para estar en todas las pantallas. Un cambio de distribución y negocio que amplía las posibilidades de elección del televidente y traerá contenidos gratuitos, de pago y 'freemium' (mixtos). Las cadenas, basadas en la programación y en las licencias, dejarán paso a marcas con reputación y criterios para seleccionar y ofrecer contenido de calidad. Crece la televisión temática y se abre un universo de opciones donde para no naufragar en la abundancia hace falta inteligencia y ayudar al espectador. En los equipos y los sistemas operativos con algoritmos y personalización -también en la publicidad- y en las redes sociales para mejorar lo que vemos con recomendaciones de gente con los mismos intereses. Fin de la caja boba.