El Náxara pospone su ascenso a otra eliminatoria

V. DUCRÓSNÁJERA.
Una de las vallas del campo cedió en la celebración del gol del Náxara, aunque nadie resultó herido. ::
                             SONIA TERCERO/
Una de las vallas del campo cedió en la celebración del gol del Náxara, aunque nadie resultó herido. :: SONIA TERCERO

No pudo ser. El Náxara despertó de su sueño por lograr el ascenso directo a Segunda división B. El 4-0 encajado en la ida en Toledo complicaba, y mucho, las opciones de los riojanos para lograr ese objetivo. Ayer, el Toledo, empató en La Salera, certificando su presencia, la próxima temporada, en la 'división de bronce' del fútbol español. Los de David Ochoa tendrán una nueva oportunidad para conseguir el premio. Hoy conocerán al próximo rival en ese camino.

El Toledo, que había viajado respaldado por unos 350 seguidores, salió conservón, aunque sin dejar de luchar por el gol que pudiera darle más tranquilidad. Pero no era fácil jugar en La Salera porque llovió de lo lindo en Nájera; tanto que dejó casi impracticable el terreno de juego. Se llegó a hablar de suspender el encuentro por el estado del campo, aunque al final se jugó. Sin embargo, en según qué zonas el césped más bien parecía una piscina.

En ese barrizal era imposible mover con facilidad el esférico y ambos conjuntos se vieron abocados al patadón y al balón por alto. El Náxara tenía que salir a por todas, a buscar el milagro; mientras que los manchegos esperaban su oportunidad. En el minuto 26, un resbalón de Sabando justo al borde del área grande, al intentar interceptar un balón que llegaba a Diego, terminaba por caer a las botas de Dani Alonso, que de tiro cruzado enviaba a la portería defendida por Ruska, y el esférico se marchaba fuera por poco.

Euforia visitante

El empate a cero con el que se llegaba al descanso dejaba a los riojanos casi sin opciones y David Ochoa adelantó líneas para tratar de llevar peligro al área rival. Sin embargo, se le pusieron bien las cosas a los manchegos al cabecear Alberto a gol un saque de córner (m. 60). Duro revés para los locales, que lejos de venirse abajo siguieron intentándolo.

Luis de la Fuente empató en el 72, provocando el delirio en la grada y que cediera una de las vallas de la parte posterior de la portería, cayendo todos los aficionados que en ella se apoyaban, aunque sin sufrir daño. La Salera se rendía a lo evidente, que el Toledo iba a lograr ascender esa misma tarde y que a ellos les iba a tocar esperar. Marcó el segundo el Náxara, pero el árbitro lo anuló por fuera de juego. Ya nada importaba. La Salera se hermanó con el Toledo. Los manchegos celebraron el ascenso, agradecidos por el trato recibido.

Fotos

Vídeos