«Alicia y Gargantúa»

«Alicia y Gargantúa»

Diseñar un jardín es una de las pocas cosas que le quedaba por hacer a Kirmen Uribe. El autor de la aclamada 'Bilbao-New York-Bilbao', Premio Nacional de Narrativa en 2009, ha colaborado en proyectos que mezclan la literatura con la música, la escena o las artes plásticas, pero es la primera vez que se ve en la tesitura de contar una historia con flores y plantas. En el jardín que ha instalado en la plaza del Ayuntamiento, una exhuberante vegetación nace de las páginas de un libro abierto. La idea para el montaje se la dio su hija pequeña, a la que «le encantan esos libros que al abrirlos forman estructuras de papel». Como su obra, el tema del jardín está a medio camino entre lo universal y lo estrictamente local: «Yo quería hacer un homenaje a Alicia en el País de las Maravillas, porque es un clásico de la literatura universal que me sigue gustando -explica Uribe-, y a la vez el agujero por el que se cuela Alicia creo que tiene reminiscencias de un personaje tan bilbaíno como Gargantúa».