Cinco semanas para el cambio

La formación, que concurría bajo las siglas de Aralar, dice que su triunfo pretende ser «un castigo» al regidor de los últimos 20 años Una plataforma ciudadana desaloja al PNV de la alcaldía de Zalla

SERGIO LLAMASZALLA.
Portillo, ingeniero de telecomunicaciones, asumirá la alcaldía. ::
                             G. B./
Portillo, ingeniero de telecomunicaciones, asumirá la alcaldía. :: G. B.

Hace cinco semanas la formación Zalla Bai no existía y, sin embargo, este domingo la plataforma vecinal logró alzarse con la mayoría absoluta del municipio. La localidad más poblada de Las Encartaciones cerró ayer los 20 años de gobierno del PNV dirigidos por Leandro Kapetillo, que se convierte ahora en la primera fuerza de la oposición, seguido por el PSE y Bildu. Javi Portillo, el cabeza de lista de la plancha ganadora con siete concejales y tres de ventaja sobre su rival más inmediato, reconoció su sorpresa por los resultados electorales que atribuyó a «una campaña intensa», «el deseo de un cambio de los vecinos» y «el castigo» al anterior regidor.

No en vano, el PNV sí ganó los comicios en Zalla en la elección de diputado general. En este caso, los jeltzales obtuvieron el respaldo de 2.558 papeletas frente a las 1.632 que defendieron la candidatura de Kapetillo. Aralar, emblema bajo el que concurría Zalla Bai, sumó 2.326 votos en las municipales (el 43,8%) y únicamente 753 para Juntas Generales. Y todo con una enorme participación de votantes que dejó los niveles de abstención en un escaso 19%.

«Estamos muy ilusionados por el apoyo recibido y ahora la carga de responsabilidad que tenemos es inmensa», reconoció Portillo, que ayer tuvo que explicar por qué la lista elaborada por la plataforma independiente participaba bajo la estructura de Aralar. «Hace cinco semanas Aralar nos dijo que no tenían suficiente gente para presentarse en Zalla. Como ya no había plazo para inscribirse nos propuso que si teníamos ganas de participar, nos dejaban sus siglas. Ellos se han comprometido a no interferir en ninguna decisión que tomemos y ésta será la última vez que nos presentemos bajo su enseña», explicó.

Portillo, nacido en 1973, es doctor ingeniero de telecomunicaciones y ejerce como profesor en la ETS de Ingeniería de Bilbao. Tiene dos hijos. El pequeño cumplió tres años el mismo día de las elecciones. Forma parte del AMPA del colegio Mimetiz de Zalla, de la escuela de pelota, del grupo de danzas Ibai Lorak y las comparsas Baldorrak y Mamurre. «Ninguna de las 23 personas que forman parte de la candidatura viene de la política, así que tendremos que aprender y pedir la colaboración del resto de los grupos», reconoció. Para él, el secreto de su éxito no está sólo en el trabajo desarrollado durante la campaña. «Hemos cubierto un hueco que nadie estaba ocupando. Este Ayuntamiento funcionaba de una forma muy autoritaria», criticó.

Un sistema distinto

Zalla Bai se propone cambiar la forma de funcionamiento del Consistorio. Portillo anunció ayer que se convocarán «asambleas bimensuales» para discutir los asuntos del municipio con los vecinos y promover las «consultas vinculantes». «La democracia participativa es nuestra seña de identidad. No somos un partido político al uso y no vamos a funcionar como tal», advirtió. Su apertura también incluirá al resto de las fuerzas políticas, ya que reconoce que «todas tenían propuestas interesantes». Mañana mismo prevén una reunión con el todavía alcalde en funciones. El objetivo es poner fin al hermetismo en la institución local.