Munilla exige a Educación mayor control para evitar el «acoso a la Religión»

El Obispo de San Sebastián critica la existencia de una estrategia de «derribo» contra esta asignatura en la escuela

MARTA FDEZ. VALLEJOBILBAO.
Los obispos de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y Bilbao, Mario Iceta, tras la conferencia. ::                             TELEPRESS/
Los obispos de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y Bilbao, Mario Iceta, tras la conferencia. :: TELEPRESS

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, denunció ayer la existencia de una estrategia de «acoso y derribo» hacia la asignatura de Religión en la red de enseñanza pública vasca y reclamó al Departamento de Educación que haga un control «eficiente» para garantizar la oferta de esta materia en las escuelas y evitar las presiones a los padres por parte de colectivos que abogan por sacar esta materia del horario lectivo. Munilla alertó de que «la libertad de enseñanza y la misma libertad de conciencia están en peligro».

El prelado vasco dedicó ayer su conferencia en la Tribuna Nueva Economía Fórum, celebrada en Bilbao, a la defensa de la asignatura de Religión en los colegios vascos. Opinó que «el laicismo es astuto y trabaja por etapas». «Se empieza por poner todo tipo de 'palitos' sobre las 'ruedas' al estatus de la asignatura -evaluable o no evaluable, en horario escolar o extraescolar..-, se sigue por reivindicar su exclusión del sistema público en nombre de un malentendido concepto de 'escuela laica' y se terminará, a medio plazo, de forzar su salida de la enseñanza privada», destacó durante la charla, en la que estuvieron presentes representantes del PP, Antonio Basagoiti o la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, y del PNV, Iñaki Anasagasti y Belén Greaves; pero en la que no pasó desapercibida la ausencia de pesos pesados del PSE.

Presiones a padres

La intervención del obispo se produce en un momento en el que las enseñanzas religiosas están cuestionadas en la escuela por parte de algunos colectivos laicos. Por una parte, la federación de padres de alumnos ha lanzado una campaña para pedir a las familias que no matriculen a sus hijos en Religión y poder dedicar esas horas a reforzar otras materias. Este grupo defiende que se saque esa asignatura voluntaria fuera del horario lectivo.

El titular de la diócesis donostiarra censuró ayer esas «presiones que sufren los padres», junto con la «discriminación a los profesores de Religión en los centros». Apuntó que están a la espera aún de la resolución al recurso contra el decreto de Bachillerato, que sacaba la Religión del horario lectivo y «ha provocado que la asignatura entre en coma» en esa etapa, en referencia a la fuerte caída de matrículas.

Munilla lanzó una velada reclamación a Educación para que actúe con más energía con el fin de atajar esas «irregularidades». Aseguró que ha mantenido contactos con la consejera Isabel Celaá, quien le ha manifestado su deseo de hacer cumplir la legalidad. «Pero hay que ser eficaces al trasladar a la realidad» la defensa de ese «derecho» de las familias a recibir la enseñanza religiosa. También hizo responsable del «avance del laicismo en la sociedad» a la «tradicional pasividad de los católicos» en el escenario de la vida pública.

Fotos

Vídeos