El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 5 / 9 || Mañana 5 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Solo un pacto entre UPN y PSN garantizaría la mayoría absoluta en Navarra

POLÍTICA

Solo un pacto entre UPN y PSN garantizaría la mayoría absoluta en Navarra

Ganaría Barcina, que pagaría la ruptura con el PP, mientras los socialistas recuperarían la segunda posición, según una encuesta para EL CORREO

09.05.11 - 02:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las elecciones del 22 de mayo en Navarra van camino de ofrecer unos resultados realmente endiablados. La comunidad foral no solo elegirá la representación de sus respectivos ayuntamientos, sino que también decidirá cómo se reparten los escaños de su Parlamento autonómico. Y las previsiones dibujan un escenario enrevesado en lo político. Según una encuesta realizada por Ikerfel para EL CORREO, solo la suma de UPN y PSN configuraría una mayoría estable para poder gobernar el territorio. Nada nuevo para los navarros. En los últimos cuatro años han sido los socialistas los que han permitido a Miguel Sanz dirigir la comunidad sin sobresaltos a pesar de estar en minoría.
Una primera mirada a los datos del sondeo deja claro que, para los electores, pocas cosas han cambiado desde 2007. Lo único que altera la división de la 'tarta' es la aparición de nuevas papeletas, como la del PP -que en las anteriores autonómicas iba dentro de las listas de UPN- y Bildu. Yolanda Barcina, sustituta de Sanz como cabeza de lista por Union del Pueblo Navarro, lograría 14 escaños y sería la fuerza más votada. La formación foralista pagaría, no obstante, su ruptura con los populares, que conseguirían 7 representantes. De haber mantenido su alianza, ambas siglas sumarían 21 parlamentarios, uno menos que en la actualidad.
Como segunda fuerza en la comunidad, aparecería, según el estudio sociológico de Ikelfel, el Partido Socialista Navarro. La formación que ahora dirige Roberto Jiménez parece vivir ajena al descalabro del PSOE en el resto del país y mantendría sus 12 asientos en la Cámara de Pamplona. Un paso atrás daría Nafarroa Bai, que perdería un representante y se quedaría con 11 escaños. La coalición que encabeza Patxi Zabaleta notaría menos de los previsible la irrupción de Bildu en el tablero político. La alianza electoral de EA, Alternativa e independientes de la izquierda abertzale alcanzaría cuatro representantes, fruto, sobre todo, del descalabro de CDN. La formación alumbrada por Juan Cruz Alli desaparece de la escena tras una fulgurante caída electoral. En 2003 sumaban cuatro representantes, en 2007 se quedaron en dos y ahora, en 2011, ninguno. El reparto de puestos finalizaría con los 2 parlamentarios que conseguiría mantener Izquierda Unida.
La tremenda fragmentación del voto, con seis grupos parlamentarios, dificultará la constitución de un Gobierno estable. La opción más sencilla sería la unión de UPN y PSN, que superarían con holgura los 26 parlamentarios que dan la mayoría absoluta en la Cámara. El resto de acuerdos con cierta lógica entre partidos solo permitirían gobernar en minoría. Los socialistas podrían volver al poder en Navarra de la mano de Na-Bai e IU, pero esa posible entente se quedaría en 25 escaños, igual que la oposición.
Los tres partidos ya intentaron esa fórmula hace cuatro años -entonces se barajaba que Zabaleta fuera el presidente de la comunidad-, aunque fue el propio José Luis Rodríguez Zapatero el que frenó la operación. El presidente del Gobierno impidió el acuerdo ante las fuertes presiones que ejercía el PP desde Madrid tras el fallido proceso de paz con ETA de 2006. Por entonces Mariano Rajoy acuñó la idea de que los socialistas estaban «vendiendo» Navarra a los independentistas vascos a cambio del final del terrorismo.
Nutrido grupo de indecisos
Los ciudadanos navarros evidencian, no obstante, sus dudas sobre cuál debe ser la alianza que ostente el poder los próximos cuatro años. Algo más de un tercio (35,6%) de las 1.200 personas encuestadas preferirían un pacto entre Roberto Jiménez y Patxi Zabaleta. La segunda opción preferida en la comunidad foral (31,6%) también incluye al PSN, pero esta vez como apoyo de UPN. Mucho más lejos (19,8%) quedaría un gobierno en minoría, con Yolanda Barcina como presidenta gracias al respaldo del Partido Popular.
El sondeo realizado para este periódico mediante llamadas telefónicas entre el 11 y el 13 del pasado mes de abril evidencia, no obstante, un nutrido grupo de votantes indecisos. Uno de cada cinco electores reconoce que aún no tiene claro qué papeleta depositará en las urnas el próximo 22 de mayo.
Los socialistas solo obtienen un mal dato en este sondeo: su líder, Roberto Jiménez, es el menos conocido por la ciudadanía frente a sus principales competidores. Seis de cada diez navarros saben quién dirige al PSN, un porcentaje sensiblemente inferior al que cosechan Miguel Sanz -que deja la presidencia-, Yolanda Barcina, Patxi Zabaleta e, incluso, Santiago Cervera, del PP.
En Tuenti
Solo un pacto entre UPN y PSN garantizaría la mayoría absoluta en Navarra

::GRÁFICO EL CORREO

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.