El PP arrebataría Castilla-La Mancha al PSOE y haría gobernar a Cospedal

Un sondeo elaborado para EL CORREO revela que el 'caso Gürtel' no pasa factura en Valencia y que los socialistas necesitarían a IU para mantener Extremadura

R. GORRIARÁNMADRID.
::
                            
                            GRÁFICO
                             A. LUCAS/
:: GRÁFICO A. LUCAS

El PP tiene serias opciones de gobernar en Castilla-La Mancha por vez primera. Así lo revela un amplio sondeo electoral realizado por la empresa Ikerfel para EL CORREO. Según el sondeo, realizado a partir de 1.850 entrevistas telefónicas, María Dolores de Cospedal ganaría las elecciones con un amplio margen, hasta el punto de que lograría la mayoría absoluta. Suyos serían entre 26 y 28 de los 49 escaños que componen el Parlamento autonómico. El claro triunfo de los populares supondría un duro golpe para el PSOE que gobierna en esa comunidad desde 1982. Antes de esa fecha el poder había estado en manos de la UCD de Adolfo Suárez.

La voltereta electoral es significativa. En la actualidad el socialista José María Barreda ostenta el gobierno gracias a sus 26 representantes en la Cámara autonómica, frente a los 21 populares. Según el estudio sociológico elaborado para este periódico, tras el 22-M se invertirán las tornas y el PSOE quedará con entre 21 y 23 escaños. Ninguna fuerza más tendría presencia en las Cortes castellano-manchegas.

La secretaria general del PP vería así coronada por el éxito una larguísima campaña que empezó casi al día siguiente de las anteriores elecciones. Ha multiplicado su presencia en la comunidad al punto de que su grado de conocimiento entre la población es similar al de Barreda.

Los populares ganarían en Toledo, Guadalajara y Cuenca y perderían en Ciudad Real, mientras que la situación se perfila pareja en Albacete. La derrota socialista se fraguaría entre sus propios votantes pues casi uno de cada diez se pasaría al electorado popular. Todo ello a pesar de que la actuación de la Junta de Castilla-La Mancha y el PSOE está mejor valorada que la del PP.

Camps y Vara

La encuesta también analiza la situación en el resto de comunidades que dentro de dos domingos elegirán a sus parlamentos autonómicos. Casos significativos son los del territorio valenciano y Extremadura, aunque por motivos bien diferentes. En la Comunidad Valenciana, destaca cómo la presunta trama de corrupción del 'caso Gurtel' no pasa factura al PP, que al contrario mejoraría sus resultados de hace cuatro años. La investigación judicial sólo castiga a la imagen del actual presidente, Francisco Camps.

Según las respuestas de 3.200 ciudadanos de ese territorio, los populares revalidarían la mayoría absoluta y la ampliarían hasta los 58 o 60 escaños. El PSOE no aprovecha el desgaste de Camps y perdería entre uno y tres diputados para quedarse con 34 o 36. IU, desligada de la coalición Compromís, llegaría a los tres o cinco diputados frente a los siete que consiguió la alianza nacionalista de izquierda en 2007. El PP, pese al 'caso Gürtel', no pierde votos.

Pero si el PP no se ve afectado por el caso de corrupción, Camps sí. Casi la mitad de los valencianos considera negativa su gestión, diez puntos por encima de los que suspenden al PP y ocho puntos por encima de los que discrepan con la labor de su Gobierno. Que el PSOE no levanta cabeza queda claro con el dato de que el 45,4% cree negativa su actuación, un porcentaje similar al de Camps.

Las horribles expectativas electorales para el PSOE también se trasladan a uno de sus feudos tradicionales. El sondeo realizado por Ikerfel, con 1.200 entrevistas personales, presenta un feo resultado para el socialista Guillermo Fernández-Vara, que se mantendría al frente de la Junta de alcanzar un pacto con IU. El ascenso del PP sería uno de los más espectaculares pues cosecharía entre 31 y 32 escaños, cuatro o cinco más que en 2007, y sería por primera vez la fuerza más votada en esta región.

El PSOE, en cambio, alcanzaría el peor resultado en esta tierra. Perdería apoyos a izquierda y derecha y se quedaría con 30 o 31 diputados, siete u ocho menos que en 2007. Con este panorama, los socialistas solo podrían revalidar su mandato mediante un pacto con IU, algo que no será fácil por la relación entre ambas fuerzas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos