López pide no hacer más la campaña a Bildu

Espera que sean las últimas elecciones con escolta «porque todos hayan asumido lo que significa la democracia»

DAVID GUADILLABILBAO.
Txarli Prieto, Patxi López y Patxi Lazcoz, anoche en el acto de Vitoria. ::                             IGOR AIZPURU/
Txarli Prieto, Patxi López y Patxi Lazcoz, anoche en el acto de Vitoria. :: IGOR AIZPURU

El PSE arrancó anoche la campaña electoral con un acto en Vitoria al que acudió el lehendakari y secretario general del partido. Cuando todavía no se conocía la resolución del Tribunal Constitucional sobre Bildu, Patxi López dejó claro que, fuese cual fuese la decisión judicial, había que dejar de hacerle «la campaña» a la nueva coalición abertzale, «que ha ocupado todo el espacio sin hacer nada».

Acompañado, entre otros, por el alcalde Patxi Lazcoz y el candidato a diputado general de Álava, Txarli Prieto, el lehendakari apenas se refirió a Bildu, pero sí dejó claro varios mensajes. Si durante los últimos días había alabado la trayectoria democrática de EA y Alternatiba, ayer se mostró menos comprensivo y empezó a referirse a la coalición como un futuro adversario electoral. «Ya vale que otros jueguen el papel de víctimas cuando no lo son», dijo López, quien añadió: «si alguien ha tenido que hacer sus campañas con la libertad mermada han sido los que han tenido que hacerlas amenazados por los violentos».

En un tono similar añadió que «nuestro deseo es que ésta sea la última vez en la que nuestros candidatos tengan que acudir escoltados a los actos electorales, y la última vez en la que sigamos discutiendo si un grupo tiene derecho o no a presentarse a unas elecciones porque hayamos terminado con la violencia y todos hayan asumido plenamente lo que significa la democracia».

Lo cierto es que el «ruido» provocado por Bildu ha mediatizado la precampaña del 22 de mayo y que la sentencia del Constitucional supone un profundo alivio para los socialistas vascos, ya que la posibilidad de que no estuviese en las urnas incomodaba a buena parte del partido.

En todo caso, se trata de unas elecciones en las que el PSE tiene la esperanza de salir indemne de la caída generalizada que se pronostica para el PSOE. Si se hace caso a las encuestas, las perspectivas de los socialistas en el resto de España son demoledoras. En Euskadi, sin embargo, la formación liderada por Patxi López espera mantener la cuota de poder que obtuvo hace cuatro años: 18 alcaldías, gobernar ocho de los diez pueblos más poblados de la comunidad autónoma y ser la primera fuerza en Guipúzcoa.

Centrados en Vitoria

Retener todas las plazas será muy complicado. De hecho, el principal objetivo de los socialistas vascos es mantener las más importantes. Se asume que alguna puede quedarse en el camino. Dependiendo de cuál, la balanza se decantará entre el éxito o el fracaso. Y, en este caso, todas las miradas se dirigen a Vitoria.

El PSE ganó en 2007 y Patxi Lazcoz se convirtió en su primer alcalde socialista. Lo hizo de manera apretada, y todo apunta que este mismo equilibrio se mantendrá el próximo 22 de mayo. Según la encuesta del CIS publicada ayer, el PP sería la fuerza más votada, pero igualaría en concejales con el PSE. Un empate técnico que puede inclinarse para cualquier lado. Y para los socialistas, perder Vitoria, aunque se retenga el resto de municipios, sería visto como una derrota.

La importancia que tiene esta ciudad para los socialistas se comprueba al analizar su agenda electoral. La cúpula del partido ha diseñado una campaña centrada en los candidatos locales y forales. Por primera vez desde hace una década, no estará José Luis Rodríguez Zapatero. Vendrán pocos ministros, el primero el domingo, Alfredo Pérez Rubalcaba, que estará en San Sebastián.

El único líder que arropará a los aspirantes del PSE será Patxi López. No serán demasiadas intervenciones, pero sí significativas y simbólicas. Al menos media docena de mítines. La mitad de ellos en Vitoria. El primero fue ayer. Volverá el domingo 15 y el viernes 20, para cerrar la campaña. Además, López estará el 14 en Barakaldo y el 19 en Bilbao.