Videojuegos y arte en la antigua serrería

Creativos de distintas disciplinas comparten espacio «para aprovechar sinergias»

J. BARBÓBILBAO.

La viruta y el polvo de la madera recién cortada dejan paso a nuevas ideas. El pabellón de Eugenio Olabarrieta 1 será ocupado en las próximas semanas por una decena de proyectos innovadores, los de los jóvenes creativos que se beneficiarán del programa de cesión temporal de espacios del proyecto Zawp que ha puesto en marcha la asociación cultural La Hacería arteak en Zorrozaurre. En una antigua nave, dedicada a la industria maderera, se han instalado diez casetas de obra que harán las veces de pequeños estudios donde los creativos tratarán de hacer realidad sus proyectos.

Creadores de software libre, artistas plásticos, fotógrafos, escritores... pueden optar hasta el 9 de mayo a uno de los diez espacios modulares que se han instalado en este edificio en desuso por 165 euros, gastos incluido. Los responsables de Zawp, con la ayuda de los técnicos de Lan Ekintza, diseñaron un gran espacio con la idea de crear una «pequeña comunidad creativa multidisciplinar» en la que cada uno tuviera su espacio y, a la vez, pudiera aprovecharse de «las sinergias del resto de participantes. Tú eres un creador de videojuegos y en el módulo de al lado tienes a un músico. Quizá él pueda componer la música para tu proyecto, explica la coordinadora de Zawp, Ruth Mayoral.

Dado el carácter efímero del proyecto -la iniciativa cerrará sus puertas en cuanto se ponga en marcha el plan de regeneración urbana de Zorrozaurre-, la movilidad y la flexibilidad fueron claves a la hora de diseñar el espacio. «Optamos por casetas de obra, fáciles de trasladar. Cuando nos tengamos que marchar, cogeremos nuestros bártulos y nos iremos a otro sitio», explica la responsable. Quizá por eso, el edificio tiene un aspecto frío, poco acogedor. Las casetas se apilan una sobre otra, creando dos alturas y con un espacio central común, que servirá de 'plaza' a esta comunidad creativa. «No queríamos un diseño 'cool', sino que fuera funcional y que cada uno lo adaptara a sus necesidades», abunda Mayoral.

Fotos

Vídeos