Móviles para cubrir las zonas oscuras del Tetra

La Policía Municipal de Bilbao reparte teléfonos a sus agentes para paliar los fallos de las nuevas emisoras

AINHOA DE LAS HERASBILBAO.
Una emisora Tetra de la Policía Municipal bilbaína. ::
                             LUIS CALABOR/
Una emisora Tetra de la Policía Municipal bilbaína. :: LUIS CALABOR

La Policía Municipal de Bilbao estrenó el sistema de comunicaciones Tetra, el que utilizan la mayor parte de los cuerpos policiales del mundo, entre ellos la Ertzaintza, hace tres años, en septiembre de 2008. Desde entonces, los agentes se han venido quejando de las zonas oscuras que presenta la ciudad, sobre todo en el Casco Viejo, Otxarkoaga y San Francisco, donde la emisora no funciona y las patrullas quedan incomunicadas con la base. «Pulsas el botón y no emites, estás hablando a lo tonto media hora pero nadie te ha recibido», explica un agente del centro coordinador. Para paliar el problema, el Ayuntamiento bilbaíno instaló nuevos repetidores en la ciudad, además de los tres del monte Kobetas, Artxanda y el Pagasarri, pero los fallos en las comunicaciones persisten, según denuncia el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE).

La central ha llegado a pedir a la dirección del cuerpo que entregue a los agentes de base teléfonos móviles para poder comunicarse con el centro coordinador cuando queden aislados. La guardia urbana ha empezado ya a repartir los terminales a los funcionarios destinados en las comisarías del Ayuntamiento y de Otxarkoaga; uno por cada patrulla, y se entregarán más a aquellos agentes que lo soliciten, según confirmó ayer un portavoz de Seguridad Ciudadana.

Hasta ahora sólo disponían de un teléfono los mandos, por lo que se han dado casos de patrullas que han ido a buscar a un cabo para llevarle a un accidente de tráfico en el Alto de Santo Domingo, que además es un punto negro, donde no funciona el Tetra, para que les facilitase las comunicaciones. Algunos guardias han recurrido también a su móvil particular para realizar llamadas de trabajo.

La dirección de Seguridad Ciudadana admite que en la capital vizcaína hay algunas zonas oscuras, aunque «son mínimas», si bien considera que estos fallos están dentro de la normalidad. «No son masivos como para cuestionar el sistema Tetra, que funciona muy bien; si es elegido por casi todas las policías, ¿será por algo, no?», argumentan.

«Pérdida puntual»

Recientemente, un incidente ha vuelto a poner en la palestra el problema de las comunicaciones. Una agente de la Unidad de Drogas estuvo «en peligro» durante un operativo al quedar incomunicada por la emisora. Los policías especializados en la investigación del tráfico de drogas utilizan coches camuflados y llevan un maletín que al abrirse se convierte en un equipo de comunicaciones. En ocasiones han de actuar paralelamente en dos puntos distintos de la ciudad y, si en ese momento falla la emisora, los policías quedan al descubierto. Es lo que le ocurrió a una de las investigadoras de drogas el martes de la semana pasada durante una operación.

Desde la dirección señalan que el jefe de la Unidad ya realizó un informe al respecto y afirman que se trató de «una pérdida de contacto puntual» que se solucionó sin que se produjera un «momento de inseguridad».

Además, el SVPE reclama que en lugar de un canal por el que hay momentos en que han de comunicarse hasta cien patrullas en Bilbao, y uno alternativo que se satura con facilidad, se habiliten otros nuevos. «El Tetra tiene muchas posibilidades, como el GPS, pero están sin explotar», se quejan. La adquisición supuso un coste de dos millones de euros para las arcas del Ayuntamiento, y «sigue igual que hace tres años; no se ha activado ninguna otra función», se lamentan.