Un municipio con huella de mujer

Huelgas y juicios por la equiparación de sueldo entre sexos, el aborto y la planificación familiar han marcado la historia de Basauri

LEIRE PÉREZBASAURI.
Las comidas de mujeres se ha convertido en un acto reivindicativo en las fiestas patronales. ::
                             M. A./
Las comidas de mujeres se ha convertido en un acto reivindicativo en las fiestas patronales. :: M. A.

Las mujeres de Basauri están dispuestas a recuperar la historia del feminismo en un municipio en el que sus antepasadas dejaron huella. Pero, para comenzar a darles el reconocimiento que se merecen, primero hay que tener constancia de lo sucedido. Zaida Fernández es la artífice del proyecto de recuperación de esa memoria colectiva, labor para la que ha contado con el apoyo del área de Igualdad del Ayuntamiento.

Uno de los principales problemas con los que se topó esta iniciativa fue con la constatación de que, «hoy en día no tenemos el conocimiento previo de que hicieron nuestras antepasadas». Y, para lograrlo, Fernández pensó en una manera original de recuperar y visualizar la memoria feminista en espacios urbanos de la localidad que tuvieron importancia en el pasado: sembrar el municipio con 'huellas' de sus historias, 15 placas en su recuerdo en plazas, mercados o fábricas en las que las mujeres tuvieron un papel destacado. Lo hace de forma pionera en España y siguiendo a otros municipios vascos como Ondarroa que también trabajan en este mismo sentido, pero que todavía no han hecho visible los resultados de sus estudios.

Lo cierto es que recuperar la historia feminista no ha sido difícil. Al contrario. En su opinión, se ha convertido prácticamente en «una obligación» porque el municipio ha sido «referente» en muchos aspectos.

El principal hito histórico que hizo visible a Basauri a ojos del resto de España y del mundo fue el «juicio a las once mujeres» acusadas de abortar. Según una de las abogadas defensoras en el proceso, Mertxe Agúndez, se consiguió que «el proceso fuese público» ya que por aquel entonces «los juicios de abortos se llevaban de forma clandestina» en un país que miraba para otro lado mientras se realizaban 300.000 interrupciones clandestinas al año, muchas en otros países.

Aunque el procedimiento judicial que se celebró en 1982 no fue el único hecho simbólico que se produjo en el municipio. La llegada de mujeres inmigrantes que trabajaban en fábricas como Firestone o Edesa supuso una revolución en la lucha por la igualdad de salarios.

En los años sesenta y setenta las mujeres se integraron en el movimiento obrero, una corriente que todavía no las veía con buenos ojos porque hasta entonces cuando la mujer se casaba dejaba de trabajar. «Nuestros compañeros nos consideraban como competidoras, veían que nos íbamos a quedar en las fábricas», asegura Marian Verde, sindicalista.

«Machismo» sindical

En 1965 las mujeres se sumaron a la huelga de la fábrica de Bandas para protestar por la negativa de la empresa a firmar un convenio menos abusivo. Pero los comienzos no fueron fáciles. Ante el machismo reinante, las trabajadoras decidieron reunirse con las mujeres de sus compañeros para que les ayudasen en sus reivindicaciones. De esta forma consiguieron ganar un juicio a Firestone para que les pagase igual que a los varones.

A la reivindicación laboral también se unió la creación de servicios de Planificación Familiar, que abordaban la sexualidad de las basauritarras en una sociedad que se tapaba los ojos ante muchos temas 'tabú'. Basauri creó el primer Centro de planning que posteriormente se trasladó a otros puntos de Vizcaya. Un lugar en el que se llegaron a gestionar 5.000 expedientes.

Fernández confía en que la iniciativa de las 'huellas' cale en la población. Y ya trabaja en su ampliación. Algunas de las próximas placas conmemorativas que se colocarán en Basauri versarán sobre la cárcel donde hubo mujeres internas, la historia de las trabajadoras del hogar o del movimiento de mujeres lesbianas, entre otras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos