El nudismo se esconde el primer día

Sólo cuatro personas acudieron ayer al único gimnasio donde se puede hacer ejercicio sin ropa

ALBA CÁRCAMOARRIGORRIAGA.
Los responsables del gimnasio esperan que aumente la asistencia en mayo. / J. Alemany/
Los responsables del gimnasio esperan que aumente la asistencia en mayo. / J. Alemany

La primera experiencia de un gimnasio para el público nudista en España no cosechó el éxito que en ocasiones acompaña a las iniciativas pioneras. Tan sólo cuatro personas se acercaron ayer hasta el centro Easy Gym en Arrigorriaga, cuyos responsables prefieren pensar que a partir de mayo, cuando abran con regularidad los fines de semana para este colectivo, «la gente se animará».

El 'día 1' no transcurrió como los dueños del gimnasio esperaban. «Nosotros queríamos renovar y hemos puesto mucha ilusión», aseguraron cabizbajos. Las ganas no fueron suficientes para atraer a un público que sólo puede mostrar su desnudez en algunas playas, en la piscina de Artxanda y en el balneario de Areatza -estas dos últimas en horarios restringidos-.

A juicio de Iker, profesor de yoga que acudió al centro a impartir una clase, «no hay demanda porque no ha existido oferta». Sin embargo, para Mikel Jiménez, uno de los asistentes, «es un poco triste que haya actividades nuevas y no se apunte nadie. Aquí hay nudismo de toalla».

En la misma línea Maite Vicuña, presidenta de Euskal Naturista Elkartea, lamentó que «está todo muy parado y nadie quiere tomar el relevo y hacer cosas nuevas. El naturismo ha avanzado mucho», dice. «Hace diez años si hacías una ruta por el monte desnudo te increpaban y ahora todo ha cambiado, la gente está más acostumbrada». En su opinión, esa costumbre ha conducido a la idea errónea de que «ya hemos hecho todo».

El colectivo, que reúne a 250 familias, realizó una encuesta a través de su página web en la que el 90% de los participantes estaban a favor de acudir a un gimnasio sin ropa en los alrededores de Bilbao. El buen tiempo de ayer y la cercanía de la Semana Santa redujeron considerablemente esas 600 personas que pulsaron el 'sí' y que igual que Arturo Ríos, el marido de Maite, ven el nudismo como «una forma de expresión más».

«No buscamos polémica»

En cuanto a las críticas suscitadas por la iniciativa, los responsables de Easy Gym quisieron aclarar que «no es antihigiénico porque se usan unas toallas especiales. Hemos oído a gente decir que es una tontería hacer deporte sin ropa porque a las mujeres les pueden doler los pechos al correr», añaden. «Ser naturista no significa ser tonto: si a una mujer le molesta, se pondrá un top».

Vicuña explicó que las demandas del colectivo se centran, sobre todo, en lugares donde se puede utilizar el traje de baño. «Nosotros no pedimos ir desnudos por la Gran Vía, igual que nadie va en bikini», ironizó. Opinión compartida por otro de los asistentes, para quien «no buscamos polémica, ni llamar la atención, ni vender un modelo de vida a nadie. Buscamos tranquilidad». Estar en contacto con uno mismo porque, tal y como argumentó Iker, «el problema no es estar desnudo. Es sentirse así».