Condenado por tratar de acostarse con su mujer después del parto

El individuo, que estaba ebrio, zarandeó a su esposa en el hospital donostiarra donde se recuperaba de una cesárea

J. P.SAN SEBASTIÁN.

Un juzgado de San Sebastián ha condenado a un hombre que pretendió acostarse con su esposa en el hospital al poco de que se le practicara una cesárea. El inculpado, que se encontraba en estado de embriaguez cuando acudió al centro sanitario, lanzó una mochila sobre el vientre de la mujer recién intervenida. El procesado ha sido sentenciado a realizar un total de 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad y se le prohíbe acercarse a la mujer durante tres años a una distancia inferior a doscientos metros.

Según la sentencia, dictada por la titular del juzgado de lo Penal número 1 de San Sebastián, los hechos tuvieron lugar en octubre de 2009, en el hospital Materno Infantil de la capital guipuzcoana, donde la esposa acababa de tener un hijo y se le había practicado una cesárea. Tras la intervención quirúrgica, la mujer quedó ingresada en una habitación que compartía con otra madre.

La resolución precisa que en torno a la una y media de la madrugada, el acusado, de 44 años y natural de Hernani, en estado de embriaguez, entró en la habitación, donde comenzó a hablar en voz alta. El fallo judicial precisa que el inculpado lanzó la mochila que portaba sobre la tripa de su esposa, que se hallaba convaleciente de la intervención.

A continuación, el acusado empezó a quitarse la ropa con el propósito de meterse en la cama con su mujer. Como quiera que ésta se negó, el acusado la zarandeó, la empujó e incluso le causó unos arañazos. La actuación del personal del centro hospitalario puso fin a la agresión.

Orden de protección

La sentencia señala que como consecuencia de estos hechos, el juzgado dictó al día siguiente una orden de protección a favor de la mujer. Sin embargo la decisión de protección quedó sin efecto un mes después a petición de la víctima.

La resolución judicial precisa que el acusado padece una fuerte dependencia al alcohol aunque sin otra patología psiquiátrica, de tal modo que concluye que en el momento de los hechos «sus facultades se encontraban limitadas».

Durante el desarrollo de la vista oral, el individuo procesado se mostró de acuerdo con la solicitud de pena formulada por la Fiscalía, por lo que la sentencia es firme al haberse dictado de conformidad.