El nacionalismo estrena museo

La Fundación Sabino Arana reúne todas sus actividades en Goaz Museum, su nueva sede en el centro de Bilbao

MARIBEL MARTÍNEZBILBAO.
La entrada de la nueva sede de la Fundación, de 3.000 metros cuadrados, se encuentra en la plaza Moraza, en el barrio de Matiko. ::                             TELEPRESS/
La entrada de la nueva sede de la Fundación, de 3.000 metros cuadrados, se encuentra en la plaza Moraza, en el barrio de Matiko. :: TELEPRESS

La Fundación Sabino Arana presentó ayer a los medios su nueva sede, bautizada con el nombre de Goaz Museum. Por primera vez en sus 22 años de vida, la entidad reúne bajo un mismo techo todas sus áreas de actividad: el Archivo histórico y el Museo del Nacionalismo Vasco, hasta ahora en Artea, la tribuna de reflexión y debate, la revista de pensamiento e historia 'Hermes' y la propia sede de la Fundación. «Iniciamos una nueva etapa de crecimiento y desarrollo, uniendo todos nuestros activos en un único centro para acercarlos más a la sociedad», señaló Juan María Atutxa, su presidente.

Las nuevas instalaciones, ubicadas en la plaza Moraza -en la parte superior de la plaza del Funicular de Artxanda-, ocupan más de 3.000 metros cuadrados repartidos en dos de las plantas de un inmueble propiedad de la BBK, la 'casera' de la Fundación durante los próximos 25 años. En la parte superior se ubica la sala de conferencias, con capacidad para 225 personas, una zona para talleres escolares y otra para exposiciones temporales. En la inferior se podrá visitar la muestra permanente y se accederá a los fondos del Archivo, el museo, la biblioteca y la hemeroteca, así como a una sala de consulta a disposición de los investigadores y otra para la recepción y clasificación de materiales. «Cada semana recibimos objetos de particulares para el museo, piezas originales de gran valor documental y sentimental», describió Atutxa. «Nuestra obligación es preservar, mantener y difundir nuestro patrimonio cultural». En sus fondos cuentan con más de 200 trajes -varios de ellos de José Antonio Aguirre-, 300 banderas, y material de defensa. La organización de la colección se está elaborando bajo un plan museográfico que le permita cumplir con la Ley de Museos.

La Fundación espera que el centro de Bilbao permita acercarse al ciudadano, dar más posibilidades a los investigadores, ampliar los espacios dedicados a tareas archivísticas o museísticas y adaptar su infraestructura a las nuevas tecnologías. Sin embargo, el centro no funcionará a pleno rendimiento hasta finales de año, ya que todavía se están acondicionando los cerca de 800 metros cuadrados del museo, cuya inauguración está prevista para después de verano. También se continúa con el traslado de los fondos depositados en Artea. Un trabajo costoso, puesto que el Archivo cuenta con más de un millón y medio de documentos, y la biblioteca y la hemeroteca con más de 200.000 volúmenes.

Atutxa explicó que Goaz Museum es una realidad «gracias a los 2,9 millones de euros» que el Gobierno vasco pagó al pagó al PNV y a la Fundación Sabino Arana por la custodia de documentos del primer Ejecutivo vasco en el exilio en 2009. «Una compensación merecidísima», enfatizó. La entidad abrirá sus puertas al público mañana, con una conferencia del presidente del PNV, Íñigo Urkullu, dentro del ciclo 'Utopías Posibles'.