La UPV cesa a varios cargos tras un conflicto en el equipo gerente

El Rectorado asegura que los cambios estaban ya previstos desde que se formó el equipo en 2009

M. F. VALLEJOBILBAO.

La gerencia de la Universidad del País Vasco ha iniciado una profunda remodelación. El Rectorado ha decidido cesar a dos cargos de confianza, dos directores, y trasladar a la vicegerente de Personal a otro puesto. Fuentes de UGT aseguran que las desavenencias entre miembros del equipo de Iñaki Goirizelaia y la «incapacidad» de los destituidos para negociar acuerdos laborales con los trabajadores están en el fondo de la remodelación que ha emprendido la UPV.

El sindicato UGT, a través de los comunicados que hace llegar a los trabajadores de la Universidad vasca, afirma que las centrales STEE-EILAS y LAB están presionando a Gorizelaia para que restituya en sus puestos a la vicegerente Estefanía Gordoa y a uno de los cesados, el director de Procesos, Jesús María Lakarra. «Le han amenazado con retirarle su apoyo en lo que queda de legislatura, algo menos de dos años, y en las próximas elecciones a rector», apuntan desde el sindicato.

A su llegada al Rectorado, Iñaki Goirizelaia colocó en la vicegerencia de Personal a Gordoa, un puesto ocupado antes por Lakarra, que pasó a un segundo plano como director de Procesos. Sin embargo, Lakarra ha continuado liderando las negociaciones con el Personal de Administración y Servicios. En estos últimos meses, el diálogo entre los representantes sindicales y la UPV para alcanzar un acuerdo en las condiciones laborales del Personal de Administración y Servicios se ha colocado en un callejón sin salida. Y a ello se ha sumado el duro enfrentamiento de estos dos directivos con los responsables de la gerencia en la institución académica.

Razones políticas

Finalmente, la Universidad ha decidido retirarles de sus puestos. El Rectorado también ha cesado a un director de Normativas y Procesos. Fuentes de la UPV explicaron ayer que Goirizelaia diseñó en 2009 un organigrama para la gerencia con la intención de renovarlo en dos años, según los resultados obtenidos. En definitiva, asegura que los relevos que se van a llevar a cabo «estaban ya previstos». Aclaran también que por ahora sólo se ha firmado el cese de Lakarra. Al parecer, el segundo cese se firma esta semana y la hasta ahora vicegerenta no ha aceptado aún su nuevo destino. En todo caso, el rector ha adelantado que explicará la remodelación que ha emprendido en el Consejo de Gobierno del próximo mes de abril.

Otras fuentes sindicales hacen una lectura más política del conflicto. Al parecer, con la llegada del PSE al Gobierno vasco, numerosos cargos del anterior Ejecutivo nacionalista aterrizaron en la UPV en puestos de dirección. Los nombramientos en los últimos dos años han sido numerosos en la institución académica. El fondo del conflicto actual y de la renovación de los equipos directivos sería la pugna entre dos sectores diferentes de la formación jeltzale.

El enredo no acaba ahí. La reestructuración en los cuadros de mando de la Universidad pública vasca ha provocado también un enfrentamiento entre los sindicatos. STEE y LAB, que abogan por la vuelta de los cesados, y UGT, que se felicita por su destitución, mantienen un cruce de duras acusaciones. Además, la UPV ha abierto un expediente disciplinario a un sindicalista de UGT, denunciado por uno de los cargos directivos que se ha visto obligado a dejar su puesto.