El polideportivo de Rekalde gana accesibilidad con un nuevo parking

La ampliación del campo de béisbol pretende incluir a Bilbao en el calendario de competiciones internacionales

JON MAYORABILBAO.
Vista del nuevo aparcamiento con 147 plazas y del campo de béisbol que ha sido sometido a una reforma integral. ::                             MAITE BARTOLOMÉ/
Vista del nuevo aparcamiento con 147 plazas y del campo de béisbol que ha sido sometido a una reforma integral. :: MAITE BARTOLOMÉ

Cuatro meses ha necesitado el polideportivo de Rekalde para solucionar uno de sus problemas más acusados, la falta de aparcamientos, y «limpiar» la carretera Errekalde-Larraskitu de los coches mal estacionados que durante los fines de semana invaden sus aceras. Para paliar esta carencia, el Ayuntamiento de Bilbao ha construido un parking de superficie con capacidad para 147 plazas, de las que cinco están reservadas a discapacitados. «El nuevo estacionamiento permitirá descongestionar los accesos y que los usuarios que quieran disfrutar de un partido o hacer deporte dejen su coche sin problemas», aseguró Jon Sustatxa, concejal de Empleo, Juventud y Deportes y presidente de Bilbao Kirolak. «Está pensado principalmente para los usuarios abonados a la sociedad municipal, pero se permitirá usar a terceros en régimen de rotación», añadió el alcalde, Iñaki Azkuna.

Su gestión es similar al parking de Miribilla, con control por barreras. Las primeras dos horas y media son gratuitas para los socios. Podrán acceder con su carné, sin necesidad de obtener tiquet, y salir de igual modo «si no exceden el tiempo de utilización gratuita». Unos tornos permiten la entrada directa a los campos y dispone de un servicio de venta automática para la compra de entradas o la reserva de servicios.

Reforma integral

Además de este servicio, el polideportivo de Rekalde reinauguró su campo de béisbol tras la reforma integral al que ha sido sometido. La operación ha permitido aumentar sus dimensiones «para adaptarlo a la normativa de la Federación» y albergar «competiciones de primer orden», explicó el alcalde. A pesar de la labor que desarrolla el club San Ignacio Kirol Elkartea, nacido hace 50 años y que milita en la División de Honor desde 1993, su existencia en Bilbao «es prácticamente desconocida», lamentó Azkuna, «por lo que hay que apoyarles». El club, con más de medio millar de socios, posee una prometedora cantera de jóvenes. Con la remodelación del campo confía en «dar un fuerte impulso» a este deporte e incluir a Bilbao en el calendario de competiciones internacionales de béisbol.