La estafa de móviles alcanza a una treintena de opositores a policías locales de Vizcaya

La guardia urbana de Bilbao sospecha que los delincuentes extrajeron datos de las víctimas del Boletín Oficial en Internet para conseguir terminales de alta gama

AINHOA DE LAS HERASBILBAO.

La guardia urbana de Bilbao investiga un fraude de telefonía móvil del que han sido víctimas una treintena de opositores a policías locales vizcaínas, según confirmaron ayer a este periódico fuentes oficiales. Según las primeros pesquisas realizadas por los investigadores, los delincuentes habrían extraído datos personales de aspirantes a funcionario de policía de los datos publicados en Internet por el Boletín Oficial de Vizcaya. La normativa exige que la identidad de los aspirantes se haga pública. Con el nombre, apellidos y el DNI de las víctimas, los estafadores cerraron por teléfono contratos para conseguir terminales de alta gama, uno de los más demandados fue el Iphone, indicaron fuentes cercanas al caso.

La estafa se gestó el pasado mes de octubre, aunque la compañía Movistar, a través de una de sus agencias de cobro a deudores, ha empezado ahora a reclamar a los 'clientes' las supuestas cantidades impagadas. Hasta el momento, podría haber implicados una decena de opositores a la Policía Municipal de Bilbao -que se presentan oficialmente como agentes el próximo viernes-, además de varios ertzainas, que participaron también en los concursos, y agentes de las policías locales de Barakaldo, Amurrio, Santurtzi, Leioa y Erandio. Es habitual que las mismas personas se presenten a las oposiciones a varios cuerpos distintos y que entre ellos se conozcan.

Sólo algunos de los afectados han presentado ya denuncia ante la Policía Municipal de Bilbao y ante la Ertzaintza, por lo que es posible que aparezcan nuevas víctimas, algunas que aún no lo saben. Quienes ya lo han denunciado descubrieron que su identidad había sido utilizada para realizar una estafa al ir a pedir un préstamo al banco y comprobar que su nombre figuraba en una lista de morosos, al querer contratar un teléfono con otra compañía o cuando Movistar les ha reclamado facturas por móviles que ellos nunca han adquirido. En uno de los casos, la compañía atribuyó a un afectado una deuda de 1.200 euros y a otro varias de 10 euros. La Policía Municipal de Bilbao sospecha que los estafadores perseguían obtener teléfonos móviles de alta gama a coste cero, para después revenderlos.

Cataluña y Murcia

El fraude consiste en usurpar la identidad de una persona para cerrar un sencillo contrato vía telefónica. Los delincuentes añadieron a los datos personales de los alumnos de policía, una dirección para la entrega del terminal, y un número de cuenta ficticio. La compañía no se percató de que los datos ofrecidos por el solicitante eran falsos hasta la segunda factura impagada y, entonces, a través de su agencia de cobros incluyó los nombres de los supuestos clientes en un listado de morosos.

Agentes de investigación de la guardia urbana bilbaína han conseguido ubicar el origen del fraude en Cataluña y Murcia, y se han puesto en contacto con la Policía Judicial de las localidades levantinas adonde se enviaron los teléfonos para compartir datos. Una de las ramificaciones de este mismo fraude se ha detectado en Galicia, donde la Guardia Civil ha detenido a un repartidor de los que entregan los terminales a los clientes en la dirección apuntada, como cómplice de la trama.

Movistar, que ha iniciado su propia investigación, asegura que «estos fraudes están más relacionados con conseguir terminales» que con utilizar un número sin pagar ni un euro de factura, como ha ocurrido en otros casos. Nada más tener conocimiento de las denuncias ante la Policía de Bilbao, la compañía anuló las facturas reclamadas a las víctimas y sacó sus nombres del listado de morosos. «Somos los primeros perjudicados, nosotros y nuestros clientes, y los primeros interesados en que estos casos se resuelvan, pero si hay alguien con tal falta de escrúpulos que es capaz de cometer un delito como usurpar la identidad de otra persona, no es fácil de atajar», señaló un portavoz de Movistar.