Los etarras que se saltaron un control en Francia llevaban casi 50.000 euros

Los investigadores no creen que el dinero proceda de un pago reciente del 'impuesto revolucionario'

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSALPARÍS.
Gendarmes franceses, durante un control. ::                             AFP/
Gendarmes franceses, durante un control. :: AFP

La pareja de etarras que el lunes de madrugada se saltó un control de la Gendarmería en el centro de Francia llevaba unos 48.000 euros que fueron encontrados al seguir el rastro del activista que se dio a la fuga. Los investigadores dan por seguro que el dinero, que se suma a los 1.000 euros que tenía la detenida Ione Lozano Miranda, procede de la extorsión a empresarios pero no creen que se trate de un pago reciente del 'impuesto revolucionario'.

Tras sufrir un accidente de tráfico poco después de saltarse un control en Saint-Gaultier (Indre), Lozano y su acompañante se separaron en el término municipal de Chasseneuil, localidad del mismo departamento perteneciente a la región Centro. La mujer, que iba armada con un revólver del calibre P38 especial, fue arrestada por la patrulla de gendarmes que había salido en su persecución, pero el hombre logró darse a la fuga a la carrera amparado en la oscuridad de la noche en dirección a una residencia de ancianos llamada Rive Ardente.

En las labores de rastreo de la pista del fugitivo, las fuerzas de seguridad localizaron una mochila abandonada en cuyo interior había un ordenador, memorias informáticas portátiles y una fuerte cantidad de dinero en efectivo cuyo total asciende aproximadamente a 48.000 euros. Una de las hipótesis de trabajo manejada por los investigadores es que la pareja de etarras se topó con el control rutinario de la Gendarmería, a las tres y veinte de la madrugada, cuando cambiaban de escondite la suma, que corresponde al presupuesto habitual de todo un aparato clandestino durante un mes.

El manejo de tan elevado importe de dinero, pese a no ser algo corriente, no sorprende en los círculos antiterroristas galos. Como expuso ayer el comandante de la Policía Judicial francesa Jérôme Broglio en un juicio en París, aunque ETA haya declarado una tregua 'general' «no puede dejar de financiar a sus tropas en la clandestinidad». Lo que no parece probable es que la suma acabara de llegar a manos etarras pues los pagos del 'impuesto revolucionario', cuando se efectúan en Francia, suelen producirse cerca de la frontera o en Las Landas pero no en lugares tan alejados de territorio español como el centro del país vecino.

110 gendarmes movilizados

El dispositivo de búsqueda, que movilizó el lunes a 110 gendarmes con ayuda de perros rastreadores y helicópteros, no ha conseguido dar con el paradero del fugitivo. Se trata de un hombre de una treintena de años con el cráneo rapado cuya identidad se espera establecer con el cotejo de las huellas recogidas en la furgoneta Citroën Berlingo azul inmovilizada en un en un talud tras el accidente. El utilitario, que llevaba placas de matrícula falsas correspondientes al departamento de Loira (región de Lyón), había sido robado el pasado mes de febrero en la provincia de Loir y Cher (región Centro), con capital en Blois.

Los gendarmes peinaron sin éxito toda la comarca dentro de un perímetro comprendido entre la carretera provincial D951 y la autopista A20. El alcalde del municipio de Pont Chrétien Chabenet, incluido en el sector, declaró ayer en el diario regional 'La Nouvelle République' que «había barreras en todos los cruces e impartieron la consigna a los habitantes de mantener cerradas las puertas de automóviles y casas». «Todos los vehículos que pasaban eran registrados, incluidos los autobuses escolares», agregó.