El PP convoca a los partidos vascos a un homenaje a víctimas de AP y UCD

Recuperará la memoria de 22 electos del centro-derecha asesinados por ETA desde 1979 en un acto presidido por Rajoy en Bilbao

JOSÉ MARI REVIRIEGOBILBAO.
Con la familia. Modesto Carriegas una de las primeras víctimas mortales del centro-derecha./
Con la familia. Modesto Carriegas una de las primeras víctimas mortales del centro-derecha.

El Partido Popular vasco ha decidido organizar un acto de reconocimiento a las víctimas del terrorismo el próximo sábado, 19 de marzo, en el Palacio Euskalduna de Bilbao. El motivo para la celebración de este homenaje es la presentación de un libro que recupera el legado de los 22 cargos electos del centro-derecha que han sido asesinados por ETA tras la recuperación de la democracia. El trabajo, promovido por la Fundación Popular de Estudios Vascos, está concebido como un tributo «desde el cariño» a todos los afectados por la violencia, pero especialmente a aquellos concejales de UCD y AP muertos a manos de la banda terrorista a finales de los setenta y en la década de los ochenta, quizá el período más 'olvidado' en la memoria colectiva.

El PP ha invitado a asociaciones de víctimas, instituciones y a todos los partidos vascos con representación parlamentaria a un homenaje que contará con la participación de su presidente en Euskadi, Antonio Basagoiti, y de su líder nacional, Mariano Rajoy. La dirección de los populares vascos subraya que no se trata de un acto «partidario», en un intento por unir fuerzas en apoyo a los damnificados por ETA. «Se lo debemos a sus familiares», explica Carlos Olazabal, director de la fundación que impulsa la cita en el Euskalduna.

El libro, titulado 'Raíces de libertad' y elaborado con el testimonio de viudas e hijos, rescata la memoria de estos 22 políticos que fueron asesinados entre 1979 y 2001, pertenecientes a Alianza Popular, Coalición Popular-Unión Foral, Unión de Centro Democrático y Partido Popular. Comienza con la biografía de Modesto Carriegas, electo vizcaíno de Unión Foral, en lo que fue el inicio de la «persecución» al centro- derecha no nacionalista recién reinstaurada la democracia.

En aquella época, relata Olazabal, UCD era una fuerza importante en el País Vasco, especialmente en Álava, donde llegó a contar con 112 concejales tras las primeras elecciones municipales. A consecuencia de la campaña de amenazas y asesinatos de ETA, las siglas del partido que presidía Adolfo Suárez «se extinguen» en Euskadi. «No había quien las representara porque sus líderes se vieron obligados a dejar el País Vasco». Esa opción ideológica «queda descabezada» a principios de los ochenta.

«Esfuerzo sobrehumano»

La «reconstrucción» de esa fuerza política bajo las siglas del PP «dura quince años», señala el impulsor del libro. «Sin embargo, en 1995 comienza la segunda fase del acoso con el asesinato de Ordóñez», recuerda. El terrorismo se ceba con los políticos en Guipúzcoa. Olazabal destaca que, de 32 electos del PP en ese territorio, ETA mata a cinco de ellos de 1995 a 2000: además de Gregorio Ordóñez, José Luis Caso, José Ignacio Iruretagoyena, Manuel Zamarreño y Manuel Indiano. Los populares se recomponen de este intento de «exterminio gracias al esfuerzo sobrehumano de nuestra gente», indica.

El libro, que incluye a los representantes fallecidos en atentados en otras comunidades autónomas, termina con la biografía de Manuel Giménez Abad, presidente del PP de Aragón, asesinado en 2001. Los promotores del acto del próximo sábado insisten en que los familiares de las víctimas serán «los auténticos» protagonistas. La Fundación Popular de Estudios Vascos, que ya ha organizado debates de contenido social, cultural y económico, ha invitado para la ocasión a varias asociaciones de afectados por ETA, a representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado -incluida la Ertzaintza- y a cargos instituciones como las presidencias de las Juntas Generales de los tres territorios históricos y a la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga.

Entre otras agrupaciones de víctimas, los promotores han convocado a la AVT, Covite, las fundaciones Miguel Ángel Blanco, Gregorio Ordóñez y Jiménez Becerril, la Fundación Víctimas del Terrorismo que preside Maite Pagazaurtundua y la directora de la Oficina de Atención a Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa. Además, el PP ha cursado invitaciones a «todos los partidos». «Queremos que estén todos, también Aralar. Nos agradaría que estuvieran, más allá de las discrepancias que podamos tener», explica uno de los organizadores.

El Partido Popular se ha marcado el objetivo de contar, incluso, con la asistencia del lehendakari, Patxi López, y muestra un interés especial en la participación de representantes del Gobierno vasco, del PSE y del PNV. Ése es el reto político dentro de un homenaje que está concebido como un nuevo «gesto de acercamiento a las víctimas».

Fotos

Vídeos