Ría 2000 quiere iniciar a fin de año los derribos en Garellano

El Plan Especial de la zona, que contempla cinco torres de 24 a 36 plantas, se aprobará en el pleno de marzo

TERESA ABAJOBILBAO.
::
                            
                            GRÁFICO
                             J. M. BENÍTEZ/
:: GRÁFICO J. M. BENÍTEZ

Bilbao Ría 2000 cree que 2011 debe ser «el año de Garellano». No el del inicio de las obras de construcción de 1.050 viviendas, sino el de «las grandes decisiones» que allanarán el camino al proyecto de Richard Rogers. La tramitación urbanística ya está muy avanzada y en el pleno de marzo se aprobará de forma definitiva el Plan Especial que define la ordenación de estos 58.000 metros cuadrados. El siguiente paso será preparar los derribos para despejar la parcela. La sociedad pública quiere meter las excavadoras antes de fin de año y acompasar las demoliciones «a las necesidades reales», según explica el director gerente, Ángel Nieva. El traslado de la Policía Municipal y los Bomberos a Miribilla marcará el ritmo.

También se va a derruir el centro cívico, que se mudará a Zankoeta. El edificio ya está listo y sólo falta amueblarlo. La nueva sede de Seguridad Ciudadana y Protección Civil se entregará al Ayuntamiento «antes del verano». El traslado de los servicios de emergencia es una operación delicada, pero para Ría 2000 es importante que las máquinas entren en Garellano. Ya es difícil encontrar compradores para estos terrenos, más aún si sólo pueden mostrarse en las infografías.

En primer lugar se comercializarán las parcelas destinadas a las viviendas de protección oficial; 600 en total, algo más de la mitad de la promoción. Creen que resultará «menos complicada» que la venta del suelo para pisos libres, condicionada «a la recuperación del mercado». Vivir en un sitio «realmente bueno» a precios de VPO o de vivienda tasada es un aliciente para la demanda, aunque a nadie se le escapan las dificultades de la operación. La entidad planteó a sus propios socios la posibilidad de adquirir estos solares -hubo conversaciones con el Gobierno vasco, la Entidad Estatal de Suelo (Sepes), Viviendas Municipales y la Diputación- pero ninguno se mostró interesado.

Aunque nadie se atreve a hacer pronósticos, Ría 2000 quiere tener los deberes hechos «cuando la coyuntura económica se vaya recuperando». El proyecto ganador del concurso de ideas se ha plasmado en un Plan Especial de Renovación Urbana que está en exposición pública. El documento define al detalle la apuesta de Richard Rogers por crecer en altura para que Basurto gane espacios libres y se acerque al centro de la ciudad.

Del Ensanche al hospital

El cambio empezará a notarse en Luis Briñas, que ampliará su acera con un bidegorri y un pequeño bulevar «como una calle más del Ensanche». La primera línea de edificios se alineará con los inmuebles próximos. Al otro lado del parque -8.000 metros cuadrados de terreno en forma triangular- se levantarán el resto de los bloques, que irán ganando altura a medida que se acercan al hospital. Cuatro torres de 24, 28, 30 y 33 plantas y una de 36, que hace esquina y se convierte en referencia visual. Tendrá 116 metros de altura, 30 más que las de Isozaki. A sus pies florecerá una plaza pública.

Todo el conjunto estará surcado de calles peatonales para dar «permeabilidad» al terreno. Los pisos tendrán parámetros de confort similares a los del Ensanche -28 metros de fachada a fachada- con un diseño moderno. El perfil de las torres se ha retocado para aprovechar al máximo la luz, y los bloques dispondrán de jardines privados que salvarán los desniveles de la parcela. También se va a eliminar la trinchera de la trasera de las viviendas militares, de modo que esta zona y la calle Gurtubai queden al nivel de la nueva ordenación. En el proyecto inicial estaba previsto conservar el portalón que da entrada a la Policía Municipal, en el antiguo patio de armas. Sin embargo, se está estudiando su eliminación a petición de los vecinos, «que prefieren un frente completamente nuevo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos