El Knet Rioja tira de orgullo

Las faltas sobre los hombres básicos del equipo rival, así como el acierto en el último tramo de Witt y Quique, la claveLos riojanos se sobreponen a un mal tercer cuarto para echar por tierra la remontada de Tíjola

VIRGINIA DUCRÓSLOGROÑO.
David Mesa intenta superar a un rival durante el partido de ayer contra Tíjola. ::
                             ALFREDO IGLESIAS/
David Mesa intenta superar a un rival durante el partido de ayer contra Tíjola. :: ALFREDO IGLESIAS

Logroño tenía un sueño. Uno de muchos esta temporada. Logroño quería ganar al Tíjola, uno de los aspirantes al ascenso -ya lo logró el año pasado- y el primer equipo en vencer a los riojanos en la primera vuelta. Dolió la derrota y había ganas de revancha. Sin embargo no fue fácil. Ya lo advertía Jesús Sala antes del partido. El de Tíjola iba a ser uno de los rivales más difíciles que iba a visitar el Palacio esta temporada. No iba a ser posible una relajación ante los almerienses como se vio en el tercer cuarto, cuando los de Antonio Herrera aprovecharon la pájara del rival para adelantarse por vez primera en el marcador y presionar a los riojanos para pelear con más intensidad cada balón, cada ataque y cada defensa.

El partido comenzó con dos triples en ambos bandos. David Ortega y Borja Arévalo inauguraban el marcador y Kyle, de nuevo desde la línea de tres, intentaba poner las primeras distancias con respecto al Tíjola. No fue posible en los tres primeros minutos. Incluso el Knet Rioja se permitió perder dos balones, algo que enfadó a Jesús Sala. Con razón. El técnico madrileño tiene una premisa bien clara. Hay que disfrutar, es lo único que pide a los jugadores. Y, por momentos, a la plantilla riojana se le olvidaba. Menos mal que el Tíjola no estuvo acertado en el lanzamiento de tiros libres -falló cuatro consecutivos en el primer parcial- (14 fallos en todo el partido de sus 25 intentos), lo que hizo que los locales cerraran el primer cuarto cinco arriba (28-23).

Kyle y Witt, desde la línea de tres, trataban de marcar la diferencia, a pesar de que los almerienses se mostraron más finos en el lanzamiento. El balón, por el contrario, parecía no querer entrar en la canasta de los de Antonio Herrera que, además, se hacían con los rebotes. Para enmarcar, el buen trabajo defensivo del Knet Rioja en la última posesión del segundo cuarto del Tíjola impidiendo que los visitantes lanzaran. Con apenas dos segundos, Witt, con un prodigioso brazo derecho, envió el balón hasta la zona riojana, pero Ott, muy forzado, no pudo marcar (51-47, al descanso).

Parecía que las cosas le salían bien a los de Jesús Sala. Nada más lejos de la realidad. Antonio Herrera aleccionó a los suyos. Ryan Edward se echó el peso del partido sobre sus hombros ridiculizando a los logroñeses. Ocho puntos seguidos del '17' del Tíjola, que remató Matemalas con un triple, estableciendo un parcial desfavorable a los locales de 0-16 y poniendo la máxima diferencia en el marcador a favor de los visitantes (53-63). Se cargó, entonces, el Tíjola de faltas, mientras el Knet trataba de volver al partido. Solo un triple de Witt y el acierto local en los tiros libres se tradujeron en los únicos 11 puntos de los de Jesús Sala en el tercer cuarto (62-69).

Quedaba todo un cuarto por delante. Keefe y Víctor Manuel fueron eliminados por cinco personales, el Knet en piña pedía al público del Palacio que les ayudara y éste respondió. Witt afinó su tiro, Quique reivindicó su papel de principal secundario, Sidnei de Santana dominaba bajo el aro, el jovencísimo Borja dirigía a los locales, Mesa reboteaba, Ott acertaba, Kyle asombraba, Chufi y Juan se repartían los cambios. La agresividad que buscaba Sala se vio en el último cuarto y el Knet recuperó su juego. El que le llevará a Oro. Un último cuarto para enmarcar (29-16).