Bilbao dice que «no es prioritario» que el 'bizkaibus' gratuito funcione el 1 de marzo

El diputado general cree que «lo importante es llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Basauri» para concretar el recorrido

O. IGEABILBAO.

El trazado del 'bizkaibus' gratuito que enlazará Galdakao con la parada de metro de Ariz, en Basauri, sigue en el aire, a expensas de que las administraciones lleguen a un acuerdo. Y parece que la fecha para inaugurar el servicio tampoco está completamente confirmada. El diputado general, José Luis Bilbao, aseguró ayer que «no es prioritario» que el nuevo transporte funcione desde el 1 de marzo, la fecha que él mismo señaló hace un par de semanas.

En declaraciones a una emisora de radio, Bilbao subrayó que, en estos momentos, «lo importante es llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Basauri» para concretar el recorrido después de que ambas instituciones se hayan reunido dos veces para tratar el tema sin alcanzar una postura común. La entidad foral apuesta por que el autobús cruce el centro urbano basauritarra y pare junto a la parada del suburbano mientras que el Consistorio, que se ampara en las conclusiones de un estudio elaborado por una ingeniería, pide que el transporte evite las calles principales.

De hecho, el informe externo asegura que las propuestas de la Diputación son «inviables», así que el Ayuntamiento anunció el lunes que sólo permitirá la llegada del 'bizkaibus' si se acepta su propuesta. Por su parte, el departamento de Transportes foral sopesa todas las alternativas sin descartar ninguna.

«La pelota está en su tejado, es la Diputación la que nos tiene que llamar para decir si acepta nuestra alternativa o no», reconocieron ayer portavoces municipales. En principio, la espera no debería prolongarse ya que la Diputación pretendía poner el autobús en funcionamiento un día después de que sea inaugurada la parada de metro de Basauri -28 de febrero-, pero las declaraciones de Bilbao abren la posibilidad de que el plazo de espera pueda ampliarse. El 'bizkaibus' gratuito le costará a la entidad foral 1,3 millones de euros anuales.