«No nos merecemos este final»

El cierre de 'OT' coge por sorpresa al equipo. Noemí Galera se muerde la lengua: «Podría decir muchas cosas pero será prudente estar calladita»

ESTER REQUENA
Telecinco seguirá apostando por Pilar Rubio para otros programas. ::                             JOSÉ IRUN/
Telecinco seguirá apostando por Pilar Rubio para otros programas. :: JOSÉ IRUN

La audiencia sentencia a diario. Y desde luego 'Operación Triunfo' no estaba entre los programas preferidos por los españoles en 2011 por más que llegase cada semana a los casi dos millones de espectadores. Muchos ya vaticinaban desde la primera gala presentada por Pilar Rubio que el formato vislumbraba su ocaso. Incluso apostaban que iba a ser uno de los batacazos del año. Pero pocos se esperaban que de la noche a la mañana Telecinco dijera adiós a un programa que tantas alegrías le ha dado. Y nada menos que siete semanas antes de lo previsto y cuando parecía haber tomado algo de aire tras su paso a la noche de los lunes. ¿La primera? Noemí Galera, jurado y directora de castings de Gestmusic Endemol. Solo unos minutos después de hacerse pública la sentencia de muerte intentaba morderse la lengua en su Twitter: «Podría decir muchas cosas pero creo que será prudente estar calladita. Amo 'OT' y en este momento estoy un poco superada, el equipo y los chicos no nos merecemos este final».

Pero al director general de Contenidos del grupo Telecinco -Cuatro, Manuel Villanueva, no le salían los números: «Cuando uno se ha equivocado conviene ser humilde y no perseverar en el error». Nada de más oportunidades con un espacio que cuesta bastante dinero a la cadena privada. ¿Cuál ha sido el problema? «Han sido un cúmulo de circunstancias. Además, los concursos de talento han perdido capacidad de sorpresa inicial mientras que los 'realities' de convivencia tienen más capacidad regenerativa». Eso sí, el directivo libra de toda culpa a Pilar Rubio, una de las más criticadas en estos cinco programas.

Para Nina tampoco ha sido plato de buen gusto que el formato se despida por la puerta de atrás justo cuando regresaba como directora de la academia, una de las novedades de esta temporada. De ella ha salido una de las frases más repetidas por los fanáticos del programa en las distintas redes sociales: «'OT' no se merece este trato y mucho menos se lo merecen los 2 millones de personas que nos seguís». Internet echa humo pidiendo una solución que frene el adiós de un concurso que hizo historia cuando lograba que casi 13 millones de espectadores se congregaran delante del televisor para ver a Rosa, Bisbal, Bustamante...

Dudas sobre la final

A solo tres días de la final del domingo (21.45 horas), todo el equipo trabaja a marchas forzadas para lograr despedirse con una media sonrisa forzada. Poco se sabe sobre cómo será la gala, salvo los temas que interpretarán Álex, Moneiba, Niccó, Alexandra, Juan, Jefferson, Nahuel, Josh, Naxxo, Nira, Coraluna y Geno. Sus dos millones de fieles espectadores hacen todo tipo de cábalas. En especial sobre cómo se elegirá al ganador. O qué pasará con las nominadas, si abandonarán o no antes de la decisión final. Preguntas que por el momento no tienen respuestas. Los profesores poco revelan... con la excepción de que esperan que el broche final del concurso sea la «leche», según Galera. O «la mejor de las galas», como apunta Nina. «¡Propongo liarla a muerte en la academia esta semana! ¡Acabemos por todo lo altooooo!», se ha convertido en el grito de guerra del músico y profesor Manu Guix.

Desde Telecinco no matizan si será un punto y final o seguido. Aunque parece que dejan una ventana abierta a su regreso. «Estos concursos han sufrido un desgaste, pero yo no diría que están en crisis», puntualiza Villanueva. Por lo pronto, el director de Otlive.es, Juanjo Amorín, está pidiendo adhesiones vía Twitter para que el concurso continúe vivo en internet. «Pidamos que siga en la red con una gala semanal en cada ciudad que se emita 'online'», proclama.

Y eso mientras Risto Mejide ironiza con el final del programa que le dio la fama: «Ah, ¿pero había empezado? ¿Por qué no me avisáis?».