Un túnel de 3 kilómetros llevará Euskotren desde Atxuri a la intermodal de Abando

El Gobierno vasco cifra en 82 millones de euros el coste de una operación que permitiría «alcanzar el centro de Bilbao»

JOSU GARCÍA JOSUGARCIA@ELCORREO.COMBILBAO.
Una unidad de Euskotren con cinco coches sale de la estación de Atxuri en dirección al Duranguesado. ::                             BORJA AGUDO/
Una unidad de Euskotren con cinco coches sale de la estación de Atxuri en dirección al Duranguesado. :: BORJA AGUDO

El Gobierno vasco quiere llevar la línea de Euskotren hasta el centro de Bilbao para que los usuarios que proceden del Duranguesado, Urdaibai y San Sebastián puedan alcanzar de forma directa el corazón de la capital vizcaína sin tener que hacer transbordo con el metro en Bolueta o subirse al tranvía en Atxuri. El proyecto, que por ahora está en fase de estudio, también permitiría a los viajeros enlazar con otros medios de transporte públicos (Renfe, Feve, los trenes de alta velocidad y el suburbano, entre ellos) en la futura estación intermodal de Abando.

La novedosa iniciativa propone excavar un túnel entre Santutxu y el nuevo nudo de comunicaciones que ahora se está diseñando y que carece todavía de fecha para su construcción. Una compleja obra que ha sido presupuestada en 82,5 millones de euros, según una primera estimación realizada por los expertos de la ingeniería Ineco y de Euskal Trenbide Sarea (ETS), el organismo público que se encarga de la construcción de infraestructuras ferroviarias en el País Vasco.

En la actualidad, las personas que utilizan los servicios de Euskotren desembarcan en Bilbao a través de Bolueta para enlazar después con la última parada del servicio, que entra en vía muerta en Atxuri. Esta histórica estación, cercana al Casco Viejo, se encuentra bastante alejada del actual centro neurálgico de la urbe bilbaína, ubicado en el Ensanche. Además, se prevé que la zona comercial y financiera de la villa se vaya trasladando de manera progresiva en los próximos años hacia la ría -Abandoibarra y Zorrozaurre-, gracias a la construcción de proyectos como Torre Iberdrola o las sedes del IMQ e Idom. En este escenario de futuro, el proyecto del Ejecutivo autonómico cobra vigencia y añadiría un plus de competitividad al tren.

El túnel esbozado por ETS constará de unos tres kilómetros de recorrido. Atravesará una vez por debajo de la ría y contará con una nueva estación: la de San Antón, que estará ubicada en la margen izquierda del cauce, al otro lado de la de Atxuri. El objetivo es que los vecinos del Casco Viejo y de San Francisco puedan seguir contando con un servicio ferroviario. Horadar las entrañas de Bilbao desde la parte baja de Santutxu hasta Abando requerirá de cuatro años de obras y una tramitación administrativa bastante compleja. En realidad, se trata de una apuesta estratégica que comienza ahora a dar sus primeros pasos y cuyos frutos se verán a medio-largo plazo.

La idea de poner en marcha este proyecto surge hace algo más de medio año en el seno de la dirección del Departamento de Transportes del Gobierno vasco. El viceconsejero, Ernesto Gasco, inicia una serie de contactos con el Ministerio de Fomento para presentar esta solución a sus responsables. La propuesta es acogida con buenos ojos por parte del Gobierno central, que trabaja actualmente sobre el papel en el impulso a la estación intermodal de Abando. «Es una oportunidad única e irrepetible, porque ahora es cuando se está diseñando el futuro de ese importante nudo de comunicaciones y hay que estar presentes ahí», argumenta el político socialista.

Si el proyecto de Euskotren sale adelante, los usuarios podrían contar en el centro de Bilbao con un abanico de opciones muy amplio: Feve, Renfe, el TAV, Metro Bilbao y los ferrocarriles gestionados por el Ejecutivo autonómico, así como también, muy probablemente, con los autobuses de media y larga distancia, ya que hay interés en las diferentes administraciones por trasladar los servicios y liberar Termibus.

«Mayor atractivo»

Gasco destaca el doble objetivo del túnel. «Por una parte, acercamos a los usuarios al centro de la capital vizcaína. Le damos centralidad a Euskotren. Y, por otro lado, conseguimos que la línea desemboque en una gran intermodal con todas las opciones y posibilidades que ello representa», ilustra. A su juicio, el cambio de Atxuri por Abando le otorgará «un mayor atractivo» a la oferta de trenes de color azul que unen la costa y el Duranguesado con Bilbao. «Ganaremos usuarios, facilitaremos las cosas a los clientes ya existentes y sacaremos muchos coches de la carretera y de la ciudad», sostiene el viceconsejero. «Yo creo que la propuesta no puede ser mejor», insiste el dirigente del PSE.

Al margen de las dificultades técnicas, el gran escollo del proyecto es la financiación. En un momento en el que las arcas públicas están exhaustas, la excavación del túnel requerirá de 82,5 millones de euros, la quinta parte de lo que costará la futura Línea 4 del suburbano. Con todo, la iniciativa no arrancará de manera inmediata, con lo que cabe la posibilidad de que la situación económica mejore sustancialmente, lo que se traduzca a su vez en una mayor capacidad de inversión por parte de las administraciones vascas. «Para poder ejecutar en el futuro hay que programar y planificar, y esto es lo que estamos haciendo ahora», apunta Gasco, que confía en poder avanzar en el proyecto de forma paralela a las conversaciones interinstitucionales que se abrirán para determinar el futuro de la intermodal. El siguiente paso será encargar el estudio informativo.

Fotos

Vídeos