Fernán López de Escoriaza

El promotor del palacio vitoriano fue médico y ejerció en las cortes de España e Inglaterra

SOCIEDAD LANDÁZURI
Fachada del palacio Escoriaza Esquível. ::
                             SOCIEDAD LANDÁZURI/
Fachada del palacio Escoriaza Esquível. :: SOCIEDAD LANDÁZURI

Apoyado contra la muralla de la antigua aldea de Gasteiz se encuentra el Palacio de Escoriaza Esquível. En el edificio renacentista, construido en la primera mitad del siglo XVI, destaca la decoración de su fachada norte. En esta decoración llena de simbolismos, vemos la familia representada por las imágenes del doctor y su señora con sus escudos respectivos, y un anagrama F.V.C. (Fernando y Victoria ciudadanos). También están representados Hércules y Teseo, que simbolizan la lucha entre el vicio y la virtud. Quizá toda esta simbología represente el carácter humanista y las vivencias del doctor Escoriaza. El edificio tenía dos plantas y la cornisa de su segundo piso esta zunchada por una cadena de gruesos eslabones. El tercer piso se añadió posteriormente al edificio original.

El palacio ha tenido diversos usos a lo largo de la historia y ahora es propiedad municipal, esperamos que su destino sea acorde con la categoría del edificio y su antiguo promotor.

El impulsor de la construcción del palacio fue Fernán López de Escoriaza, nacido en Vitoria, en 1480, médico municipal de Vitoria, nombrado por la comisión municipal en 1508. Tomó posesión del cargo el 4 de febrero, con un salario de 15.000 maravedíes anuales, este cargo lo ocupa hasta 1515. Después fue médico de la reina Catalina de Aragón y su esposo Enrique VIII de Inglaterra, y posteriormente del emperador Carlos V.

La etapa más interesante de la vida del ilustre médico quizá fue la época que desempeñó su profesión en la corte inglesa. ¿Por qué se produce este hecho? La marcha de la hija de los Reyes Católicos, Catalina de Aragón, a la corte británica para casarse con el rey de Inglaterra hace que, una vez reina, pida al rey católico un médico español. Era una tarea difícil encontrar un galeno de prestigio dispuesto a viajar a Inglaterra.

¿Cómo llega el doctor Escoriaza al Reino Unido? En el año 1512 desde Inglaterra se manda un ejército de 10.000 hombres para conquistar la Guyanne francesa, región del sur-oeste de Francia que tenía por capital Burdeos. Los ingleses desembarcan en Pasajes, la expedición estaba mandada por Thomas Grey, segundo marqués de Dorset y amigo personal del rey.

Este ejército tuvo que esperar y, durante la espera, sufrieron disentería y otras enfermedades que hicieron perecer a más de 1.500 soldados. Uno de los afectados era el propio Thomas Grey, que fue tratado por el doctor Escoriaza, lo cual sirvió para que al rey católico le fuera recomendado este doctor para enviarle a Inglaterra, pues ya era conocido en la corte inglesa a través de este hecho. Aceptado el cargo por Fernán López de Escoriaza, se trasladó a Inglaterra en agosto o septiembre de 1515. Su adaptación a la corte fue excelente, pues en octubre Enrique VIII enviaba una carta a Fernando el Católico agradeciéndole el envío de un gran «físico».

Como médico en Inglaterra, llegó a ocupar los cargos más importantes. Fue cofundador del Colegio de Médicos de Londres (1518), institución que llegó a presidir. En 1520 fue reconocido su título de médico por la Universidad de Oxford.

Cuando la reina Catalina de Aragón cayó en desgracia con Enrique VIII, tuvo un importante papel de intermediario entre los embajadores de España en Londres y la Reina, haciendo llegar mensajes en ambas direcciones, hasta que en 1530, descubiertas sus actividades y temiendo por su cabeza, abandonó Inglaterra para servir al emperador Carlos V. El resto de su vida lo pasó al servicio del monarca español, siendo su médico personal y acompañándolo en sus campañas. Mandó construir su palacio en lo alto de Vitoria, pero no llegó a vivir en él.

La construcción duró desde 1540 a 1550. Fernán López de Escoriaza falleció en Madrid a los pocos meses de haberlo hecho su esposa, en 1541. Ambos fueron enterrados en la iglesia de Nuestra Señora de Atocha, con la condición de que en dos años sus restos se trajeran a Vitoria y fueran sepultados en la capilla de San Roque de la catedral de Santa María, mandada construir para este fin. De no estar terminada la capilla se enterrarían en el convento de Santo Domingo junto a los de su abuelo Herrán de Escoriaza. Suponemos que en 1548 sus restos llegarían a Vitoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos