Dos mujeres asesinadas por sus parejas en un 'domingo negro'

Un hombre apuñala a su esposa en Jaén y otro degüella a la suya en Ciudad Real, lo que eleva a seis los casos en el primer mes de 2011

EL CORREOJAÉN/CIUDAD REAL.

Domingo sangriento. Dos mujeres, una en Jaén y otra en Ciudad Real, perdieron la vida ayer a manos de sus maridos, lo que eleva a seis el número de víctimas de la violencia machista en lo que va de año.

La primera muerte tuvo lugar en el municipio jienense de Villacarrillo. R.M.S., 44 años y madre de dos hijas, quería separarse de A.G.A., de 45. No le ha dado tiempo. Su marido le asestó ayer dos puñaladas, una en el cuello y otra en el abdomen, que acabaron con su vida de forma fulminante. El trágico suceso ocurrió en la pequeña localidad de Villacarrillo, en la pedanía de La Careula. Una de las dos hijas de la pareja presenció la muerte de su madre a manos de su padre.

El suceso conmovió al municipio. Nadie se esperaba este final tan trágico para R.M.S. Tampoco ella. De haber tenido la mínima sospecha no habría cogido el sábado un autobús en Andorra, donde vivía por motivos laborales, en dirección a Villacarrillo, adonde llegó ayer mismo. Su marido fue a esperarla a la estación y la condujo al domicilio familiar. Nada más llegar comenzó una discusión al expresar ella su deseo de iniciar los trámites de separación.

La disputa concluyó con dos puñaladas y una mujer tendida en el suelo en medio de un charco de sangre. A continuación, A.G.A. salió a la calle y alertó a sus vecinos de lo que había hecho. Los servicios médicos que acudieron al lugar no pudieron hacer nada más que certificar la muerte, mientras la Guardia Civil detenía al homicida y el pueblo decretaba dos dos días de luto.

A poco más de 200 kilómetros y sólo unas horas después, la localidad manchega de Campo de Criptana también se tiñó de sangre. La que derramó J.M.M., de 43 años, al ser degollada por su esposo, M.A.T.S, de 40. Sobre las dos de la tarde, la mujer fue hallada muerta en el interior de su casa por efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que acudieron al lugar alertados por familiares de la pareja. Estos parientes acudieron a la casa porque el hombre había llamado a una hermana para contarle que había apuñalado a su esposa. A continuación, se precipitó por un balcón de la vivienda familiar, situada en un segundo piso.

Uno más en investigación

Sin embargo, el presunto homicida no logró acabar con su vida. Un vecino de su calle lo encontró en estado muy grave tendido en la calzada. Una ambulancia lo trasladó hasta un hospital de Ciudad Real, donde permanece ingresado. La única hija de la pareja, de trece años, no se encontraba en la casa cuando ocurrieron los trágicos sucesos, de forma que para acceder a la vivienda los agentes policiales y los servicios sanitarios tuvieron que recurrir a los bomberos.

Por otro lado, efectivos de la Guardia Civil continuaban ayer investigando si la muerte de dos ancianos en Calvià (Mallorca) con una pistola fue un doble suicidio o un asesinato. Junto a sus cuerpos, yacía también su perro, muerto de un disparo.

Fotos

Vídeos