Un único centro de control vigilará la Supersur y la A-8

El edificio se levanta en la zona de El Peñascal y empezará a funcionar al mismo tiempo que la Variante Sur

DAVID S. OLABARRIBILBAO.

La Supersur y la A-8 serán controladas desde un único centro de gestión que está situado en el área de El Peñascal. Este edificio entrará en funcionamiento al mismo tiempo que la Variante Sur Metropolitana, cuya inauguración está prevista para después de las próximas elecciones forales y municipales de mayo.

Este centro cuenta con cuatro plantas. La primera dispone de una sala para realizar exposiciones y proyectar vídeos. En el piso superior se encuentran las salas de trabajo y gestión, desde donde se controlará el tráfico de las principales arterías viarias del territorio y la seguridad de los túneles. Lo harán gracias a 12 pantallas de 72 pulgadas, 26 de 32 pulgadas, 4 de 52 y otras 4 de 26. Este equipamiento estará atendido por una treintena de trabajadores.

Los túneles de la Supersur cuentan, además, con «modernas» medidas de seguridad. En concreto, existen salidas de emergencia climatizadas para peatones cada 300 metros -más de 90 en todo el trazado- y una para vehículos cada 900 metros. También disponen de sistemas y centros de transformación que garantizan el suministro de electricidad en caso de que se produzca algún fallo en la red o situaciones de emergencia.

Venta Alta

En la misma zona se encuentran dos túneles que comunicarán con Bolintxu. Estas galerías, que ya se han abierto paso un centenar de metros por las entrañas del monte, forman parte de la fase conocida como 1B de la Variante Sur Metropolitana.

Este trazado, que según las previsiones que se establecieron en un primer momento debería estar terminado en 2015, fue diseñado para conectar la Supersur con la AP-68 en la zona de Venta Alta. A partir de ese momento llegaría el turno de la segunda fase, la que conectará la autopista con la A-8 a la altura de Amorebieta.

Fotos

Vídeos