El Lagun Aro se tambalea

El reencuentro entre Vidorreta y Javi Salgado se salda a favor del técnico y deja las opciones coperas del GBC en cuarentena

J. T.SAN SEBASTIÁN.
Martin Rancik, ex Bizkaia BB y Caja Laboral, lucha por un rebote con David Doblas. ::
                             EFE/
Martin Rancik, ex Bizkaia BB y Caja Laboral, lucha por un rebote con David Doblas. :: EFE

Tenía el Lagun Aro una oportunidad inmejorable para sacar casi el billete para la fase final de la Copa. Qué mejor rival para hacerlo que el colista. Sin embargo, los guipuzcoanos recibieron un sorprendente baño de realidad por parte de un Meridiano Alicante dirigido por el vizcaíno Txus Vidorreta, que supo sacar el máximo rendimiento de su conocimiento de dos de los puntales locales: Javi Salgado y Andy Panko. Tanto el base, en el reencuentro con el que fue su técnico durante una década en Bilbao, como el estadounidense pasaron desaparcibidos y, claro, el conjunto de Pablo Laso lo sufrió, con un Baron demasiado solo como para plantar cara a los levantinos.

Desde un principio, el Meridiano -que acumula tres victorias en los últimos cuatro partidos y ha demostrado que se agarra con uñas y dientes a la permanencia- controló el encuentro, con una sabia administración de las rentas que casi siempre tuvo durante los cuarenta minutos del encuentro.

Un triple de Doelmann, muy acertado, ilustró de inicio ese dominio y llevó el 2-9 al marcador, ante un equipo guipuzcoano que entró en pista dormido y al que le costaba encontrar el aro rival, por la desconexión de Panko y Salgado. Los visitantes abrían hueco hasta que Laso leyó la cartilla a sus hombres en el vestuario. Despertó el Lagun Aro, consciente de que estaba en juego una plaza para la Copa. Recortó diferencias, pero de manera insuficiente.