Los anguleros del río Butrón dicen verse abocados a la pesca furtiva

Auguran un aumento de la clandestinidad debido a unas leyes europeas para regular la pesca del alevín de la anguila que «limitan» su actividad

TXEMA IZAGIRREGATIKA.
Los pescadores lamentan las actuales limitaciones en una de las campañas más propicias para esta actividad. ::
                             PEDRO URRESTI/
Los pescadores lamentan las actuales limitaciones en una de las campañas más propicias para esta actividad. :: PEDRO URRESTI

La pesca de la angula está condenada al furtivismo en Butrón. Es el mensaje que, en días tan propicios para esta actividad, lanzan los anguleros de siempre al ver cómo las leyes europeas aumentan el cerco de cara a proteger al alevín de la anguila: menos licencias y días de pesca lo que, a su juicio, limita las capturas. El resultado es, según alertan, un incremento de la clandestinidad si bien, frente a la demanda de los pescadores de mayor vigilancia hacia quienes no tienen permiso, el Gobierno vasco asegura que ya la garantiza.

De partida, la Unión Europea ha encorsetado la agenda entre el 15 de noviembre y el 31 de enero. Eso merma los días de pesca, porque la anterior campaña se extendió del 15 de octubre al 31 de marzo. «Cada vez va a menos. La prueba es que este año es muchísimo peor. Y eso que las condiciones meteorológicas son mejores: llueve más y de forma continua», explica Txetxu Oliver.

Las mejores condiciones de pesca se dan con luna nueva -cada 21 días-. Eso supone una restricción para calar el cedazo en situación óptima. De ahí que, ante lo que ven venir encima, muchos pescadores se enroquen. «Quieren prohibir la pesca. Ya la reducen con la nueva normativa, pero nosotros vamos a ir porque es una tradición. Llevamos tres años con recortes», protesta Oliver.

Este angulero coincide con José Laguna al poner en duda la eficacia del control en este río de Gatika. «Son cientos de puestos, así que muchos se pueden escaquear bien de la Ertzaintza y de los inspectores», proclama, antes de lanzar que la captura de la angula por cauces oficiales tiene los días contados al ser un «pezqueñín».

Menos licencias

En Butrón sólo hay una licencia para embarcación y las de superficie se reducen cada año. En la presente campaña se ha pasado de 140 a 87 en la zona de la presa y de 30 a 26 en el área de Palados. En Las Arenas la bajada ha sido de 159 a 102. También en las zonas costeras se reduce el número de pescadores. «En Gorliz cada vez se ve a menos gente», asegura Ramón Beitia.

No obstante, desde el Gobierno vasco aseguran que lo del «furtivismo» actual es una quimera porque el servicio de Inspección Pesquera garantiza la vigilancia. En Vizcaya, los inspectores se han dedicado a controlar dos jornadas en noviembre y una este mes, en la zona de Lea-Artibai. La conclusión es que «apenas se ha detectado actividad». Desde el departamento de Pesca se apunta que «lógicamente, se van a inspeccionar todas las cuencas».

Pero los anguleros insisten en que la amenaza real procede del plan de gestión para la recuperación de la anguila europea, que parte de la UE. Se ha aplicado el año pasado por primera vez, con la inclusión de medidas restrictivas de cara a la conservación de esta especie.

Fotos

Vídeos