'Antxon' dice que la lucha armada «ha tocado techo»

El ex dirigente de ETA asegura que «hoy nuestra arma está en la democracia»

ÁLVARO VICENTERENTERÍA.

El histórico ex dirigente de ETA Eugenio Etxebeste 'Antxon' (San Sebastián, 1951) se mostró ayer convencido de que la lucha armada «ha tocado techo», no porque haya «fracasado», sino porque «ha aportado todo lo que tenía que aportar en un momento determinado». En su opinión, «hoy nuestra arma está en la democracia».

'Antxon' se pronunció en estos términos en unas jornadas celebradas en Rentería bajo el título 'Situación política y confluencias de fuerzas'. En anteriores semanas el protagonismo del ciclo había recaído en el líder del PNV en Guipúzcoa, Joseba Egibar, y en el secretario general de EA, Pello Urizar.

Etxebeste se definió como «un militante independentista» y repasó la historia de «lucha» de la izquierda abertzale en la que dijo ayer haber participado de forma directa. Una 'labor' que, en su opinión, está dando sus frutos ahora porque la sociedad es «más madura» que la de hace 30 años para acometer la «construcción» del pueblo vasco.

El ex dirigente de ETA, en libertad desde 2004 tras permanecer seis años y medio en prisión, cree que en la actualidad el País Vasco vive «tiempos de grandes esperanzas, pero también de profundas inquietudes». En este sentido, defendió los movimientos que de forma «unilateral» está dando la izquierda abertzale y su apuesta por métodos exclusivamente políticos. «Es la mejor alternativa de progreso para la sociedad vasca», defendió.

A su juicio, la apuesta de Batasuna no va dirigida exclusivamente a poder concurrir en las próximas elecciones municipales y forales -aunque, precisó, la coalición «no renuncia a estar en ellas»-, sino que se trata de «una apuesta estratégica». «Vamos a demostrar que podemos estar en el escenario democrático con reglas democráticas».

El que fuera interlocutor en las negociaciones de Argel entre el Gobierno y ETA, en 1987, entiende que la apuesta de la izquierda abertzale «va a poner en evidencia al Estado y a otras fuerzas, incluso a aquéllas que ahora están cerca de nosotros». Antxon llamó a seguir un camino de alianzas, una acumulación de fuerzas entre abertzales, que, a su juicio, podría repetir los acuerdos de Txiberta, en 1977. «Ese debe ser nuestro faro», advirtió.