EA advierte al Gobierno de que será «muy complicado» que le ilegalice

EL CORREOBILBAO.

Eusko Alkartasuna se siente perseguida. Su vicesecretario general, Rafa Larreina, se mostró ayer convencido de que el Gobierno sopesa la ilegalización del partido fundado por Carlos Garaikoetxea. Así lo dedujo de las declaraciones realizadas el miércoles por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en las que calificaba de «aviso a navegantes» la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos por la que se ratifica la actuación de España al anular parte de las listas de ANV en las municipales de 2007.

Larreina quiso ayer tranquilizar a sus afiliados y subrayó que «ni el señor Pérez Rubalcaba ni nadie puede poner en cuestión» el compromiso democrático de «un partido europeo» con personalidad jurídica «a través de la Alianza Libre Europea». «Y eso ya es más complicado de ilegalizar», advirtió.

«Creo que desde el Gobierno español tienen un cierto nerviosismo ante las dinámicas que se ponen en marcha en Euskal Herria. El compromiso claro de hacer política y únicamente política es lo que está poniendo muy nervioso al Estado», insistió.

En su opinión, la sentencia de Estrasburgo deja muy «claro» que los Estados y los jueces «anteponen lo que ellos llaman la defensa de la democracia a otro tipo de cuestiones».