Los grupos Ormazabal e Ikusi inician su proceso de fusión

La compañía resultante tendrá una facturación de 542 millones de euros y una plantilla superior a los 3.000 empleados

EL CORREOBILBAO.

El grupo vizcaíno Ormazabal y el guipuzcoano Ikusi anunciaron ayer el inicio formal de su proceso de fusión que finalizará en las próximas semanas, tras el proceso de negociaciones que ha culminado en un principio de acuerdo. La operación está pendiente de ser aprobada por el Comité Nacional de la Competencia y permitirá la creación de una compañía con unas ventas anuales de 542 millones de euros y una plantilla superior a los 3.000 empleados.

Ormazabal aportará a esta fusión su actividad ligada al negocio eléctrico -es uno de los principales fabricantes europeos de centros de transformación-, con una implantación internacional muy destacada -vende sus productos en 50 países- al tiempo que cuenta con factorías en Alemania, Francia y China, además de España. El objetivo de esta unión, señalaron ayer portavoces oficiales de ambas compañías, es el aprovechamiento de las sinergias que pueden generarse no sólo por el aumento de la dimensión empresarial sino en la vertiente tecnológica. Ikusi, la empresa creada por el emprendedor guipuzcoano Ángel Iglesias, se ha especializado en los sistemas de información y las telecomunicaciones.

Dos empresas familiares

Aunque no se han desvelado los detalles concretos de la operación, todo parece indicar que Ormazabal adquirirá las participaciones accionariales que tienen en Ikusi algunos accionistas minoritarios, entre los que se encuentra Caja Navarra. El fundador de la firma, Ángel Iglesias, permanecerá como socio del grupo resultante y asumirá el cargo de vicepresidente. El control del nuevo consorcio que surgirá de la fusión permanecerá en manos de los actuales socios de Ormazabal y la presidencia será ocupada por Javier Ormazabal Echevarría, quien recientemente fue nombrado también máximo responsable de la corporación de centros tecnológicos Tecnalia.

Las dos empresas que ahora se fusionan tienen una trayectoria paralela. Ambas son el producto del impulso de dos emprendedores vascos -Javier Ormazabal Ocerin y Ángel Iglesias, respectivamente-; han conseguido mantener el carácter de empresas familiares al tiempo que han desarrollado una ambiciosa implantación fuera de España.