El hallazgo de suelos contaminados paraliza la obra de las cocheras del tranvía en Leioa

Transportes coordina con Medio Ambiente un plan para despejar el solar de hidrocarburos y reanudar el tajo en enero

EVA MOLANOLEIOA.
Terrenos donde se asentarán las cocheras del tranvía en Leioa. ::                             PEDRO URRESTI/
Terrenos donde se asentarán las cocheras del tranvía en Leioa. :: PEDRO URRESTI

El proyecto del tranvía que conectará la UPV con la estación de metro de Leioa -y que posteriormente enlazará con la margen izquierda- nació hace más de una década en los despachos de la Administración. Su puesta en marcha ha sido un cúmulo de retrasos motivados por dificultades técnicas y de diversa índole, pero recibió un impulso definitivo en julio, cuando una amplia delegación institucional se acercó a Leioa para inaugurar los trabajos de las cocheras donde dormirán los trenes ligeros, un paso previo al comienzo del trazado. Sin embargo, el hallazgo de hidrocarburos en el solar donde se construirán los talleres a finales de ese mismo mes ha paralizado las obras. ETS, organismo dependiente del Departamento vasco de Transportes, calcula que podrán reanudarse en enero, si bien terminarán cinco meses después de lo previsto; en marzo de 2012, en lugar de octubre de 2011.

El solar, una gran pastilla ubicada en la dársena de Lamiako, junto a la estación de metro de Leioa y muy cercana a la ría, no estaba incluido dentro del inventario del Gobierno vasco de parcelas potencialmente contaminadas. Transportes adjudicó el proyecto en marzo, por 4,17 millones y 15 meses de plazo, y las tareas de desbroce arrancaron en junio. Entonces se realizaron las primeras catas, que no detectaron la presencia de sustancias tóxicas. A finales de julio, cuando se emprendieron excavaciones en profundidad, segundos análisis demostraron la existencia de hidrocarburos repartidos por el subsuelo.

El hallazgo obligó a ETS a iniciar el protocolo establecido por la legislación medioambiental y remitir a Ihobe el expediente de la propiedad. Transportes espera ahora una resolución de Medio Ambiente que permita abordar la descontaminación del estrato «cuanto antes». Llegará en «unos quince días» y lo más probable, según las mismas fuentes, es que el plan de limpieza sea «sencillo», ya que los residuos hallados en el terreno no están clasificados como peligrosos. El proceso se desarrollará en diciembre y se prolongará unas cuatro semanas, con el objetivo de que la construcción de las cocheras pueda reanudarse en enero.

Petróleo y aceites

El inicio del proyecto fue posible gracias a un convenio firmado entre el Ayuntamiento y el Gabinete socialista en enero de 2010, por el cual Leioa puso a disposición del Gobierno todos los suelos necesarios para la ejecución de la obra, incluidos los de las cocheras. Por su parte, ETS se comprometió a culminar el proyecto tranviario entre la UPV y Sestao en su totalidad, y a restaurar todos los viales y bienes afectados en la localidad. El Consistorio cedió de forma gratuita estas tierras después de llegar a un acuerdo con sus propietarios -una empresa de seguros y la Autoridad Portuaria- que corrió por cuenta del patrimonio municipal. Si el convenio no hubiera sido rubricado, el Ejecutivo habría tenido que iniciar un proceso expropiatorio y los trabajos se habrían demorado más tiempo.

«Aunque la parcela no estaba catalogada como potencialmente contaminada, pensamos que podía albergar ciertas sustancias, por lo que decidimos ser exhaustivos con las pruebas», explicaron fuentes de ETS. La limpieza correrá por cuenta del Gobierno vasco, que tampoco culpa al Ayuntamiento ni a los antiguos propietarios del estado del solar. La superficie era en los años 50 parte del Puerto Bilbaíno y albergaba actividades portuarias. Tras la construcción del Superpuerto de Santurtzi, se rellenó con materiales para construir la actual carretera. A falta del informe de Ihobe, se apunta como probable que los hidrocarburos procedan de residuos de petróleo y aceites.

Este contratiempo provocará «un ligero retraso en la construcción de las cocheras, si bien no afectará al proyecto global del tranvía de Leioa y del resto del entramado previsto», sostiene ETS. La fecha de adjudicación de las obras del recorrido del tren ligero entre la estación del metro y el campus sigue siendo la misma, antes de octubre de 2011. La línea constará de 9 paradas. La primera y las dos últimas estarán, respectivamente, en las inmediaciones del acceso al suburbano y en la zona universitaria. El resto se repartirán a lo largo del término municipal, lo que garantizará su uso también como transporte intraurbano. El recorrido constará de un total de 3,8 kilómetros, y supondrá un coste de 37 millones. Esta fase requerirá de 20 meses de trabajos.