Irina Viner, la férrea dama de hielo

La seleccionadora rusa y protectora de Kanaeva está casada con el presidente de Gazprom, el magnate Alexey Miller

L. G.BILBAO.

La dama de hielo. Con un férreo carácter, Irina Viner, principal entrenadora de la selección rusa de gimnasia artística, ha sido una de las responsables del éxito a lo largo de los años de dicho país en este deporte. Detectora de grandes talentos, los ha pulido a su estilo, hasta conseguir grandes campeonas como la actual número uno del mundo, Eugenia Kanaeva, triple campeona olímpica, mundial y europea y principal atracción en la Gala EuskalGym. Se esperaba ayer en Bilbao la presencia de Viner, que mantiene sus viajes en secreto por motivos de seguridad al estar casada con el magnate Alexey Miller, presidente de Gazprom.

Kanaeva es la protegida de la seleccionadora rusa, que además de su entrenadora es su tutora particular. Hija de un prestigioso artista uzbeko, Irina nació en Samarcanda (30 de julio de 1948) y pronto se inició en el mundo de la gimnasia rítmica. Con 11 años consiguió el campeonato de Leningrado. Con 24 trabajó en Tashkent, capital de su país, como entrenadora del primer equipo de la ciudad en un principio y luego con el equipo nacional. Antes de los Juegos de Barcelona se hizo con las riendas de la selección inglesa. Después de la cita española, viajó a Moscú y se convirtió en entrenadora de Rusia, cargo que actualmente mantiene.

Muchas de sus gimnastas han llegado a llamarle 'mamá'. Irina las ayudaba económicamente y les hacía un hueco en su apartamento. Una de sus primeras 'musas' fue Amina Zaripova, que a pesar de iniciarse tarde en la gimnasia rítmica, con 12 años, se proclamó en 1995 campeona del mundo en pelota y por equipos. Viner se centró en ella hasta que apareció Alina Kabayeva, actual pareja de Vladimir Putin, por quien demostró una gran devoción desde que la vio por primera vez. Hizo de ella la más exitosa gimnasta rítmica de Rusia, y una de las más condecoradas de la historia.

La seleccionadora no solo tiene poder por su nombre y su cargo, sino también por los hombres de los que se ha rodeado. Actualmente es esposa del magnate Alexey Miller, uno de los hombres más ricos del mundo. Es el presidente de Gazprom, la mayor empresa de Rusia, controlada por el Estado, y el principal productor mundial de gas natural. Su eslogan es 'Los sueños se hacen realidad' y obtiene unos ingresos mensuales de mil millones de dólares. De ella dependen varios países de Europa del Este y además abastece a una cuarta parte de las necesidades de gas de la Unión Europea. La firma es propietaria del Zenit de San Petersburgo y patrocina a equipos como el Shalke 04.

El fuerte y duro carácter de Irina Viner levanta más suspicacias que pasiones. Su gran implicación en la formación de sus alumnas le llevó en una ocasión a perder las formas y propinarle un bofetón a una de ellas, Amina Zaripova, en Alicante, en 1993. Algunos incluso aseguran que ha tejido una gran tela de araña de influencias y favores alrededor de ella y su Federación. Invirtió en las repúblicas ex soviéticas más pobres, como Kazajistán, Azerbayán y Uzbekistán, a las que convirtió de algún modo en sus filiales, e inyectó una gran suma de dinero a la selección rusa, la federación con más medios del panorama internacional. Por todo ello, además de por su particular vestimenta, allá donde va Viner nunca pasa desapercibida.

Fotos

Vídeos