Barakaldo detecta 507 intentos de fraude para cobrar ayudas sociales

El Ayuntamiento, que ha incrementado los controles, ha llegado a enviar a policías locales a hogares sobre los que albergaba sospechas

OCTAVIO IGEABARAKALDO.

Freno a la picaresca en Barakaldo. El Ayuntamiento detectó el pasado año 507 intentos de fraude en el reparto de las ayudas sociales, un 5% más que en el ejercicio anterior. El aumento de «los mecanismos de control», y un nuevo protocolo de actuación que ha llegado a implicar a la Policía local ha permitido sacar a la luz que medio millar de familias solicitaron algún tipo de ayuda «pese a saber que no cumplían los requisitos para recibirlas», aseguró ayer la edil de Acción Social, Amaya Rojas.

Según los datos aportados ayer por el Consistorio, en 2009 tramitó 2.895 solicitudes de ayudas sociales de las que un 17,5% eran fraudulentas. Entre los pícaros, a los que no se les aplicará ninguna sanción, dos tercios de las instancias fueron denegadas y el resto de solicitantes «renunciaron al saberse descubiertos», especificó Rojas.

La memoria también recoge los timos más extendidos entre los defraudadores. Entre ellos, destacan las parejas que esconden su convivencia en un mismo piso simulando una separación para cobrar dos veces las ayudas y aquellos que solicitan dinero de emergencia pese a estar pagando «el gimnasio o el abono a una plataforma digital de televisión». Es bastante común también el pupilaje, alojar a huéspedes por un precio convenido sin contrato de por medio. Los movimientos en las cuentas bancarias e, incluso, las visitas por sorpresa de la guardia urbana han ayudado a detectar los intentos de engaño.

«No hay dinero»

El Ayuntamiento de Barakaldo invirtió 4,8 millones de euros para atender las solicitudes del pasado año. En 2010 ya ha tramitado 2012 ayudas de las que ha abonado 572 y ha rechazado 153. «No hay ni un expediente paralizado pero estas cosas deben cumplir un trámite», recordó Amaya Rojas.

No son de la misma opinión en Berri-Otxoak, la plataforma contra la exclusión social de Barakaldo. Según denunciaron ayer, «la concesión de ayudas está suspendida desde mayo porque no hay dinero». No sólo eso. « 1.463 familias llevan seis meses esperando cobrar las AES».