La ría tendrá el puente elevable más largo del mundo

Un viaducto móvil de 150 metros de longitud 'coserá' las dos márgenes de la ría para acercar el tranvía de la UPV a la estación de Urbinaga, en SestaoSu construcción arrancará en 2012 y exigirá una inversión de 60 millones de euros, un tercio del presupuesto total

OCTAVIO IGEABARAKALDO.
Recreación de la futura pasarela/
Recreación de la futura pasarela

A la altura del Puente Colgante, el Museo Guggenheim y la futura torre Iberdola. Vizcaya contará a partir de 2012 con un nuevo icono arquitectónico que, al margen de su funcionalidad, será especialmente recordado por su singularidad y diseño. Un puente móvil unirá Leioa y Sestao saltando la ría para permitir que el tranvía que partirá del campus de la Universidad del País Vasco (UPV) alcance la Margen Izquierda y finalice su recorrido en Barakaldo. Para consumar esta conexión, la plataforma voladiza tendrá 150 metros de longitud y ascenderá de una sola pieza hasta 55 metros sobre el Nervión para permitir el tránsito de los barcos de mayor tamaño. Estas características lo convertirán en el puente de elevación vertical «más grande del mundo», han revelado portavoces de Eusko Trenbide Sarea (ETS), sociedad pública dependiente del departamento de Transportes del Gobierno vasco, que ya ha iniciado los trámites burocráticos para licitar tan simbólico trabajo. Su coste rondará los 60 millones de euros.

El tranvía entre la UPV y Barakaldo es un macroproyecto que ha empezado a dar sus primeros pasos en 2010, tras varios años de incertidumbre en los que su construcción fue aparcada por su alto coste -200 millones de euros-. El trazado tendrá una longitud de 16 kilómetros, incluirá 27 paradas y se espera que dé servicio a unos 7,5 millones de viajeros al año. En la práctica, el tren ligero partirá de la UPV hacia el centro urbano de Leioa, donde conectará con la Línea 1 del metro antes de cruzar la ría por el nuevo puente y unirse al segundo ramal del suburbano en la estación intermodal de Urbinaga, en Sestao. El itinerario seguirá hacia Barakaldo con un recorrido circular que alcanzará, entre otros lugares, Lasesarre, el BEC y el centro comercial Megapark.

El departamento de Transportes ha decidido afrontar la construcción del trazado por fases independientes que mantienen sus propios calendarios de actuación. De este modo, los tramos UPV-Leioa, Leioa-Urbinaga y Urbinaga-Barakaldo, así como la construcción de las cocheras del tranvía en Lamiako, se licitarán y ejecutarán por separado, como obras independientes que acabarán encajando.

El diseño de los 3,8 kilómetros que componen el tramo entre la UPV y Leioa ya está finalizado y se espera que su construcción, que cuenta con un presupuesto de 37 millones de euros, arranque en 2011 y se prolongue durante 20 meses.

Cuatro pilares

Más avanzados se encuentran los trabajos en Lamiako, donde el pasado mes de julio las autoridades pusieron la primera piedra de los talleres donde dormirán los trenes ligeros. Según los últimos informes de ETS, costarán 10,5 millones de euros y podrían estar disponibles en invierno del próximo año. El proyecto más 'verde' es el de los casi 10 kilómetros que el tranvía recorrerá por Barakaldo. Transportes adjudicó en agosto la redacción del estudio informativo para concretar el recorrido definitivo, que debería anunciarse dentro de un año para que la construcción de la infraestructura -que requerirá una inversión de 93 millones- arranque en 2013.

Quedaba pendiente saber cómo estaban las cosas en la fase Leioa-Urbinaga, el tramo cuya construcción presenta una mayor complejidad técnica al atravesar la ría. Constará de 1,6 kilómetros de vía, pero ha sido el puente para conectar la Margen Derecha con la Izquierda el que ha traído de cabeza a los ingenieros responsables del proyecto. Tras barajar varias alternativas, el departamento liderado por Iñaki Arriola ha optado por un puente móvil de elevación vertical, una opción que permite despejar'el canal a gran velocidad, dejando una altura de paso muy importante -mayor por ejemplo que la que ofrece el puente de Deusto-. Su funcionamiento se asemeja al de un ascensor ya que la infraestructura estará anclada a cuatro pilares metálicos que impulsarán la pasarela central -la que ocupará el ancho del cauce del Nervión- hacia arriba o hacia abajo. «A estas construcciones también se las conoce como 'puente mesa' porque cuando la plataforma está en su punto más alto puede parecer algo así», explicaron portavoces de ETS.

Dos paseos y un bidegorri

El futuro puente móvil tendrá una longitud total de 370 metros, aunque la zona regulable ronda los 150. Estas medidas le permitirán superar como viaducto elevable más largo del planeta al de Arthur Kill, en Nueva Jersey (Estados Unidos), que con sus 170 metros totales ocupaba hasta ahora el primer puesto del ranking. Tiene un margen de altura de 9,5 metros cerrado y 41 levantado. La nueva pasarela vizcaína se construirá en el entorno de los astilleros de La Naval, unos 15 metros por encima de la lámina de agua, y ofrecerá otros 40 más de galibo máximo. «Son necesarios cuando pasan por la zona bergantines rumbo al Museo Marítimo», explicaron desde ETS, que ya tiene elaborados los primeros bocetos sobre el proyecto.

A falta de posibles retoques, ya se sabe que la plataforma tendrá una anchura de 19 metros en los que se incluirán dos paseos peatonales, un bidegorri y un doble carril para los tranvías. La zona elevable estará semicubierta y contará con barras de seguridad en los laterales. Lakua inició la licitación del proyecto el pasado 3 de septiembre y, si se cumplen los plazos previstos, la empresa adjudicataria de los trabajos se conocerá a finales de 2011. El puente debería comenzar a materializarse meses después.

Fotos

Vídeos