Un proyecto con financiación mixta

Una empresa privada sufragará el 90% del coste del tren rápido a cambio de explotar el servicio 35 años

O. I.BARAKALDO.

El macroproyecto del tranvía entre la Universidad del País Vasco (UPV) y Barakaldo debe superar un importante escollo para convertirse en realidad: su coste. En plena crisis económica, el Gobierno vasco ha reconocido que no puede hacer frente al presupuesto total de la obra, 200 millones de euros que deben abonarse progresivamente entre este mismo año y 2014. En busca de soluciones, y ante el interés suscitado en Lakua por impulsar la implantación del tren ligero, el departamento de Transportes liderado por Iñaki Arriola va a presentar la primera obra con financiación mixta público-privada que se realiza en la comunidad autónoma.

Según el pliego de condiciones administrativas y técnicas aprobado por el Gobierno vasco, las arcas públicas aportarán el 10% de la cantidad total -20 millones de euros- y una entidad privada el 90% restante -180 millones-. «No había otra solución, en la situación actual es el único modelo posible. Así, el Gobierno vasco puede empezar a hacer ahora un proyecto que de otro modo sería inviable», reconocieron ayer portavoces de Eusko Trenbide Sarea, sociedad pública dependiente del departamento de Transportes del Gobierno vasco. Esta inversión permitirá a la empresa que pacte con Lakua explotar durante 35 años el servicio de tranvía y recuperar lo aportado a través de dos fuentes de ingresos. Por un lado, recibirá una cuantía fija por cada viajero que utilice el tren ligero y, por otro, Transportes le ofrecerá otra cantidad -pactada previamente- por tener el servicio funcionando.

El concurso público para encontrar a la adjudicataria también incorporará una novedad. Antes de valorar las ofertas de las empresas interesadas en explotar el servicio, el Gobierno vasco va a iniciar una ronda de contactos previa denominada 'diálogo competitivo'. A estas reuniones deberán presentarse todas las entidades que quieran optar a la adjudicación, «aportando sugerencias sobre el proyecto para afinar lo máximo posible», precisaron desde ETS. Esta fase inicial durará «tres o cuatro meses».

Se buscan socios

El departamento de Transportes busca desde hace meses socios interesados en el proyecto del tranvía. Tras encargar varios informes preliminares, Lakua se ha decantado por impulsar una financiación mixta. El Gobierno vasco vende esta alternativa como «una inversión rentable» a los posibles interesados ya que, según los estudios iniciales, la inversión podría recuperarse en unos 30 años.